¡¿Cómo salir de casa a tiempo y no morir en el intento?!

Ya es casi la hora de salir de casa y tú estás ya agotad@ de pelear con los pequeños para que hagan todo lo que deben hacer antes de iros. ¡Vístete! ¡Cepíllate los dientes! ¡Recoge el desayuno! ¡Coge la mochila! Si no estamos pendientes de todo, seguro que se olvidan algo, ¿verdad? ¡¡Si no se nos olvida a nosotros!!

Una de las estrategias más útiles que hay es el cuadro de las rutinas. Esta idea consiste simplemente en un pequeño espacio en casa donde colocar, en orden, los pasos que debe hacer tu hij@ en un momento dado del día. Lo más normal es hacer uno para antes de salir de casa por la mañana y otro para antes de irse a la cama. Se puede hacer de muchas formas diferentes:

  • Puede hacerse a modo de listado, donde el niño va poniendo un tick o moviendo una señalización que muestra por qué paso va. 
  • Puede hacerse con tarjetas que se quitan o se giran una vez se han hecho (esto hace que el niño o el adulto tenga que volver a colocar o girar cada paso al empezar la rutina). 
  • Puede hacerse a modo libro, con las tareas individuales plastificadas y unidas entre sí con una anilla, de forma que sólo se ve la tarea en la que está el niño y se pasa una vez terminada.
  • Puede hacerse tipo póster en una cartulina con solapas que puedas retirar y poner para tapar las tareas ya realizadas.

Se pueden usar imágenes buscadas en internet o se puede hacer una foto a tu hij@ haciendo ese paso, algo que, sobre todo si son pequeños, les gusta más y es más significativo.

Los diferentes pasos de una rutina los marca cada uno. Si son niños pequeños (esto se podría hacer desde los 16-18 meses de una forma muy sencilla) los marcará el adulto, pero cuando el niño o la niña sean algo más mayores, es interesante implicarlos en el diseño de la rutina, para conseguir su colaboración y una mayor significatividad y responsabilidad. Si son más pequeños pueden ayudar a ordenar los pasos o a pegarlos en el soporte que hayáis elegido y a decorarlo.

Cuando veas que tu pequeñ@ se distrae de su rutina, basta con decirle “¿Qué dice el cuadro de rutinas que toca ahora?”. De esta forma no sienten que eres tú el que les mandas qué hacer, sino que es el cuadro de rutinas (que ellos habrán ayudado a diseñar). Estamos consiguiendo evitar una lucha de poder y facilitar la colaboración. A largo plazo, las rutinas favorecen un sentimiento de seguridad y confianza en los niños y un ambiente más relajado en la familia. ¿Te animas a probarlo? ¡Te dejo unas plantillas que puedes usar para crear tu propio cuadro de rutinas ahora mismo!

Rutinas chica (español)

Rutinas chico (español)

Rutinas chica (inglés)

Rutinas chico (inglés)