Cestos de los Tesoros

A muchos padres primerizos les suele asaltar una duda bastante a menudo: ¿qué puedo hacer para ayudar a mi bebé a que se desarrolle?

Solemos decantarnos por juguetes con sonidos, luces, colores, ruedas y un largo etcétera con el convencimiento de que, cuanto más azúcar más dulce y, si tiene muchas cositas, el bebé puede tener un gran progreso. A veces, la solución es mucho más sencilla, de hecho tenemos todos los elementos en nuestra casa.

Las “Cestas de los Tesoros” son, como su nombre bien dice, una cesta que contiene objetos cotidianos que ayudan a estimular los sentidos de los pequeños. Su creadora fue Elinor Goldschmied y habla sobre ellos en su libro “La educación infantil de 0 a 3 años”.

Aquí os dejo algunos ejemplos sobre cestos de los tesoros:

Podemos ofrecer este elemento cuando los pequeños ya se incorporan y miran el mundo con curiosidad, de esta manera fomentamos su autonomía y su capacidad de elección. Es recomendable ir variando los componentes para que no decaiga la curiosidad de la bebé y pueda acceder a más elementos que le estimulen.

Otro de los detalles que debemos de tener en cuenta es que, aunque lo mejor es acompañar a los pequeños cuando estén con los cestos (para ir interactuando con ellos), tanto los cestos como los elementos que lo forman deben de cumplir con una serie de medidas de seguridad para evitar problemas. 🙂

Volviendo ya al tema, existen varias opciones de cestos, los que suelen ser más sencillos son los temáticos, ahí podemos encontrar: metálicos, de madera, de tela, de cepillos, botellas, objetos de cocina, de la naturaleza, etc.

Nos vamos a centrar en un cesto de los tesoros con objetos de madera:

MATERIALES:

  • Cesto
  • Elementos: pinzas de madera, cepillos de madera, aros de cortina, cucharas, servidores de miel, morteros, etc.

ELABORACIÓN:

  1. Introduce los elementos dentro de la cesta.
  2. Ponla al alcance del bebé y quédate para ver cómo interactúa.

Una pequeña advertencia, tenemos tendencia a rellenar en exceso estos cestos. Es mejor incluir pocos elementos e ir renovándolos, que poner tantos que nuestros pequeños no sepan por dónde meter mano. 🙂

Como os he comentado, las cestas suelen ser, por facilidad, temáticas. Por eso los sentidos que se desarrollan de nuestras criaturas suelen ser… ¡todos!

  • TACTO: por las características de cada uno de los objetos: ¿es rugoso, frío, suave…?
  • VISTA: forma, color, características.
  • OÍDO: ¿los objetos tienen un sonido por sí mismos o suenan diferentes al trabajar con ellos, lanzarlos…?
  • SABOR: Si, por ejemplo, se ha hecho un cesto de los tesoros como un frutero, es posible que nuestros pequeños puedan saborear cada elemento.
  • OLOR: cestas de la naturaleza, de flores, frutas, verduras, todo ello puede despertar este sentido en nuestros pequeños.

¡A por ello!

P.D.: si se os ocurre crear uno, no olvidéis compartirlo en las redes sociales con el Hashtag: #AnidAndoDIY