Enroscar y Desenroscar

Llega un punto en el que las manos de nuestros pequeños ya se encuentran fuertes y, para ayudarles a desarrollar estos músculos, podemos hacer una actividad muy sencilla que hará que estén entretenidos durante horas y encima pueden aprender otras cosas. ¡Un recurso muy completo!

Os estoy hablando de un panel sensorial de tapones de botellas.

 

Puede parecer algo burdo y poco sofisticado pero, como siempre os he dicho, muchas veces los juguetes más sencillos son los más interesantes para nuestros pequeños. 😊

Además, ¡con elementos reciclados! Detalle que no puede gustarme más. ¿Queréis ver cómo hacerlo?

MATERIALES

  • Base de cartón. He elegido este material por su ligereza, ya que permite al niño llevarlo de un lado a otro sin tener que hacer pesas. Sin embargo, si lo veis muy endeble porque la nena no controla aún su fuerza, es posible utilizar una chapa de madera como las que usábamos en tecnología o plástica en el colegio.
  • Tapones y cuellos de botellas: del cartón de leche, zumos, botellas de agua, botes (de salsas, conservas…), de aceites, vinagres.
  • Tijeras y / o cúter.
  • Pegamento líquido transparente y resistente / Locttite.

PROCESO

  1. Elegir los tapones que vamos a incluir. A mí me gustan todos los tipos, sin embargo recomiendo que sean de diferentes colores para que los pequeños puedan también asociar los tapones con sus cuellos, bien por tamaño o por el color (así matamos dos pájaros de un tiro).
  2. Recortar los cuellos. Mi recomendación es cortar un centímetro o dos bajo el cuello, así tenemos más superficie para pegar y, por lo tanto, una mayor resistencia.
  3. Lavar a conciencia ambos elementos. Hay que tener en cuenta que muchos de los objetos que os he mencionado tienen aceites u otros residuos desagradables por lo que, para evitar problemas, recomiendo lavarlos lo mejor posible.
  4. Superponer los elementos en la base eligiendo su disposición. Lo más óptimo sería no marginar ningún objeto, sino crear filas lo más equitativas o similares posible.
  5. Pegar los bordes de los cuerpos de las botellas en el cartón base. Dejar secar lo que recomienda el fabricante.
  6. Probar que todo está bien pegado.
  7. Disfrutar.

Si los pequeños aún tienen bastante tendencia a meterse pequeños objetos dentro de la boca y no queremos entrar en pánico, podemos aumentar la seguridad del experimento. ¿Cómo? ¡Muy fácil! Atando los tapones a la base.

Para ello, tan sólo hay que agujerear el tapón por el centro o pegar la cuerda al culo del tapón con el mismo pegamento y agujerear la base pasando el cordón al otro lado y anudándolo.

De esa manera:

  1. No se pierden los tapones.
  2. No tenemos que ir a urgencias pensando que nuestros pequeños se han tragado un OVNI.

El resultado es muy resultón, debido a todos los colores que podemos encontrar en los productos del mercado y los niños pueden estar muy entretenidos durante un buen periodo de tiempo.

Hay alternativas para hermanos más mayores. Por ejemplo, podemos hacer un memory colocando imágenes pequeñas dentro de los tapones y de los cuellos pegados al tablero. O, si estamos en pleno proceso de lectoescritura y queremos que se familiaricen con las letras podemos hacerlo con el abecedario.

Si es mucha complicación encontrar tapones de diferentes colores, lo importante es que los pequeños practiquen el movimiento, por lo que se pueden poner todos de los mismos colores y punto.

Gracias a este panel nuestras pequeñas desarrollarán:

  • CONCENTRACIÓN: en la época que vivimos de tantos impactos externos, el hecho de coger los tapones e intentar enroscarlo permite focalizarse en la actividad y concentrarse en el objetivo.
  • COORDINACIÓN OJO – MANO: a la hora de colocar el objeto donde yo quiero.
  • VISTA: unión de colores, imágenes, letras.
  • PSICOMOTRICIDAD FINA: debido a la forma de coger el tapón, colocarlo en su sitio, control de la fuerza, etc.

¡A por ello!

No lo dudéis. ¡Ah! Y si ponéis vuestros proyectos en marcha, ya sabéis etiquetadnos con el hashtag #AnidAndoDIY.

A continuación os pongo algunos enlaces de bases que os pueden ser útiles si queréis usar maderas.

  • Base 1, 2 y 3