Cajas por Doquier

No sé a vosotros, pero en esta casa, desde que estamos encerrados, los pedidos online se han multiplicado.

Nosotros somos una familia de tres pero nuestro peque es muy peque (ahora 20 meses) y claro, teniendo en cuenta que yo teletrabajo, había que buscar entretenimiento para muchas horas. El principio fue fácil, todo era nuevo y, además, hizo algo de buen tiempo por lo que, antes de la prohibición, nos subíamos a la terraza a mover el esqueleto. Pero ¿qué pasa después de una semana o 10 días? ¡¡CAOS!!

Así que empezamos a comprar material para poder hacer en casa:

  • Pintura para las manos.
  • Colorantes alimentarios de colores.
  • Papel para colorear (se nos acabó enseguida el nuestro).
  • Plastelina, pinceles, estropajos para hacer otros pinceles….

Y un largo etcétera, además de juguetes o libros varios. ¿Qué ocurrió? Cajas, maravillosas cajas para poder dejar que nuestra mente se libere.

Si vuestro caso es como el nuestro, os voy a proponer una actividad que os puede gustar hacer con vuestros peques: Un Teatro.

Al menos, la estructura, luego ya elegís si queréis hacer marionetas, o sombras, o recortes de revistas… La utilización es libre también

¿Empezamos?

MATERIALES

  • Cajas de cartón, jejejeje
  • Pinturas (témperas, plastidecor, lápices, rotuladores…)
  • Papeles de colores: charol o seda
  • Cúter, tijeras, pegamento
  • Papel cebolla o de horno.

PROCESO

  1. Lo ideal es que tengáis una caja bastante grande para que sea manejable el teatro, sino es así, no pasa nada, iremos empalmando. Vamos a coger las caras más anchas de la caja (frontal y posterior) y las abriremos con un cúter como si fuera una televisión (es decir dejando un marco).
  2. Reforzamos las esquinas y los lados con cinta de carrocero para que no se doble rápidamente al transportarla o meter los títeres o figuras.
  3. Decoramos. El mejor momento para incluir a todos los miembros de la familia.
  4. Extra. Si lo que queremos hacer es un teatro para marionetas, haremos una pequeña modificación. En este caso abriremos el lado frontal de la caja y el superior, y tendremos una versión eco del teatro que aparece en la película de “Sonrisas y Lágrimas“. (ver vídeo)
  5. Extra. Si queremos hacer un teatro de sombras, la primera versión es suficiente. Sin embargo, necesitaréis una hoja de papel cebolla o de horno para colocarlo en el agujero frontal y una linterna para iluminar desde atrás.
  6. Disfrutar.

Con los restos de las cajas podemos crear elementos decorativos, paisajes o incluso los mismos personajes de las historias que queremos compartir. Tan sólo habrá que ponerles o bien una cuerda y colgarlos desde arriba (teatro punto 4) o ponerles un palo de brocheta en la espalda.

Lo bueno de este tipo de actividad, además de poder participar todos los miembros de la familia y reducir residuos de forma exponencial es que podemos crear mil y una historias. Se pueden contar los cuentos tradicionales o, por el contrario, crear nuevos, dejando que los pequeños participen en ellos y sean los protagonistas.

¿En qué se benefician nuestros pequeños?

  • Desarrollo de la COLABORACIÓN  y TRABAJO EN EQUIPO.
  • PSICOMOTRICIDAD FINA a la hora de decorar el teatro, cada uno dentro del nivel que por edad le corresponda.
  • Conocimiento de los COLORES, apreciación de TEXTURAS.

Existen también opciones de teatros ya hechos, en los que tan sólo tenemos que crear los muñecos o figuras. A continuación os pongo algunos ejemplos que podéis encontrar en internet.

  • Opción 1: la cocina de IKEA SPISIG que al darle la vuelta puede servir de teatro (atención familias que ya la tenéis).
  • Teatros ad hoc: opción 2, 3 y 4

De hecho en tiendas online también tenéis marionetas ya hechas (aquí, aquí y aquí) y opciones de hacerlas en casa (aquí y aquí).

Ya sabéis que si ponéis en práctica cualquiera de estas opciones, etiquetarnos usando el hashtag #AnidAndoDIY para inspirar al resto de progenitores.