Enrollados

Muchos de nosotros ya estamos en plena FASE 2 de des-confinamiento y podemos disfrutar de más tiempo al aire libre.

Después de tantos días dentro de casa y con la llegada del buen tiempo, nuestros cuerpos y mentes piden calle sin lugar a dudas, pero seguimos teniendo que ser prudentes.

Seguramente muchos de vosotros hayáis olvidado la histeria que se generó al comunicar el confinamiento dentro de los supermercados. Material acabado, carros hasta los topes, colas infinitas… Uno de los elementos que faltó enseguida y, en cuanto se reponían, volvía a desaparecer eran los rollos de papel higiénico. ¿Me equivoco?

Y después de tantos meses, ¿habéis hecho algo creativo con vuestros pequeños? ¿O simplemente se ha ido al contenedor azul?

Hoy quiero traeros un Parking portátil para que los niños jueguen. De esta manera, podemos estar utilizándolo en casa pero, si son unos fanáticos de los coches y queremos llevarlo a casa de los abuelos… es posible.

¿Empezamos?

MATERIALES

  • Caja de zapatos, de fruta, o algo más grande (¡vivan las cajas!)
  • Rollos de papel higiénico
  • Pegamento, cinta de pintor
  • Pinturas para colorear, pegatinas, brilli brilli, transfer… decoración vamos
  • Tijeras y/o cúter

PROCESO

  1. Vamos a convertir la caja en un maletín. Para ello, reforzaremos las esquinas de toda la caja (así la haremos más resistente) menos la frontal, que será abatible. Si es una caja de zapatos, tan sólo tendremos que reforzarla, ya que la tapa hará de cara frontal.
  2. Introducir los rollos de papel higiénico y pegarlos por el borde final. Ir introduciéndolos como si fuerais abejas construyendo vuestra colmena.
  3. Poner en vertical y comprobar que todo se mantiene en su sitio. Reforzar y / o pegar si fuera necesario.
  4. Decorar, dejar volar la imaginación, dejar que toda la familia participe.
  5. Disfrutar.

Si es un maletín, podéis ponerle un asa haciendo agujeros y con un poco de cuerda para que sea más fácil transportarla. 🙂

Si no habéis acumulado muchos rollos, podéis hacer el parking también utilizando cajas, y con plazas cuadradas en lugar de redondas:

Lo bueno de realizar este tipo de actividad es la colaboración de toda la familia tanto en la recogida de materiales como en la construcción del parking. A esto hay que añadir, que se pueden hacer tantos como se quieran y decorarlos mil y una veces, realizando un elemento único.

¿En qué se benefician nuestros pequeños?

  • Desarrollo de la COLABORACIÓN  y TRABAJO EN EQUIPO.
  • PSICOMOTRICIDAD FINA a la hora de decorar el parking, cada uno dentro del nivel que por edad le corresponda.
  • Conocimiento de los COLORES, apreciación de TEXTURAS.

Ya sabéis que si ponéis en práctica cualquiera de estas opciones, etiquetarnos usando el hashtag #AnidAndoDIY para inspirar al resto de progenitores.