¿Cómo hacer tu propia mesa de luz?

Hola a todos

¿Cómo llevamos ya los 3 meses de confinamiento en casa? La verdad es que con la llegada del buen tiempo y dentro de nada el verano, la cantidad de bromas por los grupos de What’s app y memes que circulan  van en aumento. También da la sensación que la filosofía Zen de los papás y mamás está deshaciéndose por las esquinas…

Por eso he pensado en este recurso, que seguramente pueda traeros a todos horas de entretenimiento con nuestros pequeños. Una caja de luz casera. Sí señor, porque podemos comprarla hecha, pero siempre es más divertido hacerlo uno mismo y… ¡utilizamos elementos que tenemos en casa! (Reutilizamos).


Las cajas de luz son un recurso estupendo para nuestros pequeños. Les ayudan a ver las cosas en casa desde otra perspectiva, crear nuevos mundos, aprender a leer y matemáticas jugando y, por supuesto, disfrutar como los niños que son.

¿Empezamos?

MATERIALES

  • El soporte. Aquí es donde podemos volvernos locos, desde mesitas de centro o auxiliares (de IKEA), como cajas de vino, cajas de plástico (típicas de guardar la ropa de la otra temporada), cajas de reciclar… lo que os resulte más cómodo. A una malas también podemos utilizar una caja de cartón de las de Amazon pero los niños se apoyan mucho en la mesa por lo que tendríamos que reforzarla y acabaría estropeándose enseguida. Así que aboguemos por la madera o el plástico.
  • Pintura metálica en spray o papel plata. Nos ayuda a homogeneizar toda la superficie alrededor de la luz y reflejarla. Se puede comprar en bazares.
  • Luces. Bien una tira de luces led o una única bombilla, dependiendo del tamaño de vuestra mesa. (Eso sí, la luz tiene que ser blanca para que se vea más, si no podéis pues amarilla). Podéis cogerlas en grandes superficies de bricolaje o en la ferretería del barrio, o en ese cajón de la cocina lleno de bombillas.
  • Tapa de metacrilato opaca o mate (que no sea transparente porque se quedarán ciegos los nanos). Podéis ir a por ella en grandes superficies de bricolaje. Eso sí, antes medir bien el hueco de la caja o la mesa para que os la corten a medida. Si no encontráis opaca o mate, coged la transparente y poned pegada a ella una capa de papel cebolla o de horno para proteger los ojos de nuestr@s peques.
  • Taladradora o punzón.
  • Cinta de carrocero o clavijas para sujeción.
  • Pegamento de contacto.
  • Lija (en el caso de caja de madera).

PROCESO

Las instrucciones que os presento son para convertir una caja en una mesa de luz. Más abajo tenéis algunas especificaciones para una mesa.

  1. En el caso de elegir una caja, bien sea de vino o de plástico, debemos de tratar su superficie. Con la madera, lijarla bien y darle un toque de pintura en el exterior o barniz para evitar las astillas. Con la de plástico, fregar bien la superficie.
  2. Pintar el interior de la caja con pintura metálica. Si habéis elegido el papel de plata, forrar bien el interior de la caja (usad el pegamento o celo de doble cara)
  3. Colocar la luz. Si habéis elegido una bombilla o tira de leds que se conecte con pilas, lo colocáis todo dentro, lo fijáis con cinta de carrocero o chinchetas y adelante. Sin embargo, si precisamos de conectarlo a la corriente eléctrica, ya es necesario agujerear la caja, pasar cable, fijar cable a la superficie de la caja y cerrar.
  4. Fijar la tapa de metacrilato. Cosas, si es una caja de vino podéis usar la junta de la tapa corredera para poner ahí la de metacrilato. Si no es así, tan sólo tenéis que pegar la lámina por el borde de la caja con pegamento de contacto. OJO, si es transparente, fijar antes el papel cebolla o de horno. 😉
  5. Disfrutar.

Si, en lugar de una caja preferís haceros con una mesa per se, entonces os recomiendo las siguientes de IKEA. Tan sólo necesitaréis una caladora, para recortar un rectángulo en la parte superior y sustituirlo por la plancha de metacrilato. El resto de los pasos son los mismos.

  • Mesa auxiliar Lack
  • Mesa para niños Latt. Va con sillas…

Por el contrario, si queréis ir directamente a por una mesa de luz, aquí os dejo algunas opciones.

  • Mesas: 1, 2, 3
  • Caja: 1, 2, 3

Y, por supuesto, los elementos para jugar con ella. Los elementos, también podéis crearlos vosotros con papel celofán o comprando fundas de plástico de colores. También goma eva, pero ahí no hay juegos de luces. Ejemplos:

Ya sabéis que si ponéis en práctica cualquiera de estas opciones, etiquetadnos usando el hashtag #AnidAndoDIY para inspirar al resto de progenitores.