Mi bebé solo mira hacia un lado

Muchas veces nos encontramos a papás preocupados que consultan a un fisioterapeuta o a su pediatra diciendo: “Mi bebé solo mira para un lado”. ¿A qué puede ser debido?

La tortícolis congénita es una lesión del músculo esternocleidomastoideo. Visualmente encontramos al bebé con una posición de inclinación de la cabeza a favor del músculo acortado y, como he indicado al principio, evita mirar hacia el otro lado. Encontramos una posición asimétrica y si tocamos el músculo ciertamente lo encontramos duro y tenso.

Las causas pueden ser diversas: desde un espasmo del músculo por una mala posición dentro del útero, por un parto difícil, instrumentalizado…

Existen otras causas, pero que serían detectadas en las revisiones realizadas por el pediatra. Pero yo voy a centrarme en el problema muscular.  Es importante su  tratamiento ya no sólo por los problemas que pueden surgir a la hora de la lactancia materna, si no que puede asociar o derivar a otros problemas de aplanamiento craneal o plagiocefalia, e ir aumentando hasta tener consecuencias posturales, y alteraciones en el movimiento que poco a poco va a ir aprendiendo.

Tu fisioterapeuta puede ayudarte mediante terapia física y osteopatía con su tratamiento, normalizando el tono muscular, y pautando ejercicios sencillos para que desarrolléis en casa. Es muy importante la estimulación con juguetes, objetos y personas hacia el lado contrario para que el bebé realice el estiramiento activamente y con el movimiento vaya recuperando la movilidad y elasticidad muscular.

Normalmente la evolución es buena, y con unas sesiones, trabajo en casa, paciencia y constancia el cuadro resuelve por si mismo.

Ya sabes, si tienes algún problema, acude a un profesional especializado.