El tricotín, el gran invento

Hola a todos,

Espero que no estéis pasando un verano tan achicharrante como aquí en el este. Eso de teletrabajar en casa en pleno julio y agosto es terrible, pero al menos tenemos la horchata, los helados y el ventilador, jejejeje.

Hoy os quiero enseñar un invento que a mí me han dicho que es de viejas, pero muy entretenido. Por estos lares, o al menos yo lo conozco como tricotín y básicamente es una herramienta que nos sirve para tejer cordones.

Así que si en casa, tenéis algún adicto/a de las pulseras de la amistad o de macramé, esta es una idea que podéis proporcionarles. Aquí os dejo algunas ideas realizadas con esta técnica:


Existen máquinas automáticas para realizar estos cordones, sin embargo yo aprendí con un tubo de metal y unos ganchillos. Y esa es la técnica que os voy a enseñar ahora mismo.
La idea me vino a raíz de ver un collar en una serie de televisión. Mi madre, que estaba a mi lado, comentó que era muy bonito y le sorprendí a la semana siguiente con un collar bastante similar, así que las dos más contentas que unas pascuas y para ello usé mi tricotín made in mi casa. Abajo os enseño el collar que vio ella en televisión, más adelante os dejo el que hice yo como homenaje.

¿Comenzamos?

MATERIALES:

  • Un rollo de papel higiénico
  • Cinta de carrocero
  • Elementos del mismo grosor. Yo lo hago con ganchillos porque tengo una colección en casa, pero tb puede hacerse con palos (bien lijados), pajitas (que no sean de plástico y se doblen), cucharitas. Algo cómodo y del mismo grosor, eso es lo más importante.
  • Aguja lanera y paciencia

PROCESO:

  1. Cogemos los elementos que queremos usar (yo suelo poner cuatro que es lo mínimo pero pueden ser más) y los ponemos alrededor del rollo de papel higiénico de forma equidistante.
  2. Los sujetamos con firmeza con la cinta de carrocero. Consejo: que queden unos tres dedos por encima del borde superior del rollo. Para tener bastante margen de maniobra.
  3. Elije el elemento inicial. Coge el cabo del hilo con la mano que sujeta el tricotín y da una vuelta sencilla por cada uno de los elementos.
  4. Volvemos al punto inicial y damos una segunda vuelta. Nos quedamos ahí. Ahora tenemos que coger la vuelta o punto anterior y pasarlo por encima de la que acabamos de hacer.
  5. Repetir este punto con cada elemento.
  6. Repetir hasta conseguir la longitud deseada.
  7. Cortar el cabo. Con una aguja lanera o con tus manos y mucha paciencia, pasar el cabo por cada punto último de cada elemento. Estirar el hilo para cerrar los puntos.
  8. Hacer un nudo y colocar la creación donde quieras.
  9. Disfrutar como pulsera, collar, servilletero, cinturón, turbante para el pelo, sujeta cortinas….

Como podéis ver es algo bastante sencillo y rápido, muy entretenido y, dependiendo del material elegido el resultado puede ser completamente diferente.
Lo dicho, si queréis coger la máquina automática, tan  sólo tenéis que ir a ver estos enlaces. (Este que es mecánico y este otro que se parece más al tradicional).

¿En qué se benefician nuestr@s pequeñ@s?

  • Desarrollo de la PACIENCIA y la CONCENTRACIÓN.
  • PSICOMOTRICIDAD FINA por el hecho de ir cogiendo la fibra elegida y pasarla por cada uno de los elementos verticales
  • Conocimiento de los COLORES, apreciación de TEXTURAS.

Ya sabéis que si ponéis en práctica cualquiera de estas opciones, etiquetarnos usando el hashtag #AnidAndoDIY para inspirar al resto de progenitores.