¿Cómo es un recibidor Montessori?

La entrada de tu casa, o el hall, es el primer sitio en el que estás cuando vuelves de la calle o el último que dejas. Habla de la familia que viven allí y es un lugar de tranquilidad al llegar o puede ser de estrés antes de salir. Por eso, es interesante plantearse cómo lo diseñamos.

El estilo Montessori puede ayudar a minimizar al estrés, y ayudar a los más pequeños a realizar las tareas típicas de cuando se va a salir de casa o cuando se llega a casa con autonomía y seguridad. Evitar las prisas no siempre es posible, pero se puede intentar. Veamos algún truco que facilite estas transiciones, organizando el hall como un típico ambiente preparado Montessori. 

En primer lugar, debemos tener en cuenta el mobiliario que puede ser interesante incluir en esta habitación de la casa:

  • Un pequeño banco o silla para que el peque se siente.
  • Una pequeña estantería donde poner las zapatillas de andar por casa y los zapatos de la calle.
  • Una bandeja fácil de limpiar donde poner los zapatos que vengan especialmente sucios.
  • Un espejo.
  • Una percha del tamaño del peque para colgar su abrigo.
  • Una alfombra que delimite la zona y a la vez evite que se enfríe los pies cuando esté descalzo.
  • Una cesta con las gorras en verano o los gorros, guantes y bufanda en invierno.

Fuente: https://images.app.goo.gl/zt9iPF5oTu5GigAC9

En segundo lugar, si nuestros peques tienen más de un año y medio, podemos colgar en algún sitio visible una tabla de rutinas que recoja lo que tiene que hacer antes de salir y nada más llegar. Esto hará que, una vez las trabajemos con ellos, puedan utilizarlas de guía sin necesitarnos todo el rato.

Finalmente, podemos enseñarles diferentes trucos. Por un lado, es importante que compremos zapatos que puedan ponerse y quitarse fácilmente ellos mismos. Por otro lado, podemos enseñarles a ponerse la chaqueta o abrigo ellos solos. Mira este vídeo con dos trucos: cómo conseguir que pongan los zapatos en el pie correcto y cómo ponerse la chaqueta o abrigo: