Y ahora….¿Cuál elijo?

En la última entrada que compartí con vosotros-as hablamos sobre lo necesario e importante que es cepillar los dientes desde la erupción del primero en la boca. Para hacerlo necesitamos un cepillo dental y la cantidad adecuada, según la edad, de pasta fluorada (1.000 ppm de flúor). Siempre asegurando que una persona adulta logre dejar bien limpias todas las superficies dentales.

A veces al conversar sobre esto, algunos padres y madres me cuentan que limpiar los dientes de sus hijos-as unas veces es muy divertido y otras puede llegar a ser muy trabajoso pero que lo que sin duda constituye el reto más grande es el “momento estantería”.

 

Fig. 1. Fuente: www.shutterstock.com

 

Es decir, ese momento en que te encuentras dispuesta a comprar un cepillo de dientes para tu bebé, llegas a la estantería de los productos de higiene bucal de la farmacia o del supermercado, miras…te sorprendes…vuelves a mirar…y te preguntas: Y ahora ¿cuál elijo? Porque delante de ti hay más de media docena de modelos de cepillos infantiles, de todas las formas y colores, eléctricos y manuales.

Esta experiencia además se puede multiplicar exponencialmente si haces tu búsqueda en vez de en una tienda o en la farmacia, por internet. Ahí sí que te sumerges en todo un universo nuevo.

Por eso hoy me gustaría ofreceros algunos criterios básicos a la hora de comprar un cepillo de dientes para los más peques de la casa, entre 0 y 3 años.

Lo primero compartiros 3 ideas que creo fundamentales sobre el “mejor” cepillo de dientes:

  • Nunca suele ser el más caro.
  • Normalmente “menos es más”, es decir, lo más sencillo generalmente resulta mejor.
  • Lo más importante no es tanto el cepillo de dientes sino la mano que cepilla. En una mano que sabe cepillar los dientes y que quiere hacerlo bien cualquier cepillo es suficientemente eficaz. En una mano que cepillar los dientes le resulta algo irrelevante e incomodo ni el cepillo más moderno y de mejor diseño del mercado logrará dejar limpias las superficies dentales.

Teniendo estas 3 ideas de fondo es importante saber que para elegir un cepillo de dientes hay que mirar 3 cosas: el cabezal, las cerdas y el mango:

1) Del cabezal lo que tenemos que tener en cuenta son 2 cosas:  a) el tamaño, que debe ser pequeño para poder acceder con facilidad a todos los rincones de la boca y b) que el borde superior sea redondeado para evitar molestias producidas al cepillar bien en la zona de los molares.

Fig. 2. Cabezal pequeño y redondeado. Fuente: www.primor.eu

 

2) Las cerdas deben ser de nylon de dureza media.

Fig.3: cepillo de silicona. Fuente: joom.com

Hay en el mercado cepillos de dientes de bebé de silicona. Estos cepillos son muy buenos para

que los peques jueguen, se acostumbren a la manipulación del cepillo dentro de la boca y para la estimulación de las encías pero no son eficaces a la hora de retirar la placa bacteriana de las superficies dentales. Tampoco lo son los dedales de silicona (que por cierto no son cepillos de dientes).

Fig. 3. Dedal de silicona. Fuente: www.cdiscount.com/pret-a-porter/bebe-puericulture

 

Lavar los dientes a tu hijo-a 2 veces al día puede ser a veces un gran reto sobre todo entre los 2 y los 3 años. Parte de lo necesario para superarlo con éxito es la paciencia, la creatividad y la rapidez eficaz. A esa rapidez eficaz nos ayudan las cerdas de dureza media, porque si elegimos un cepillo de cerdas suaves o extrasuaves que “acarician” los dientes necesitaremos un tiempo más largo de cepillado de las superficies dentales que con un cepillo de dureza media que tiene una mayor capacidad de arrastre de la placa bacteriana en cada pasada. Sin contar que los cepillos suaves/extrasuaves los tendréis que cambiar con una frecuencia 3 veces mayor que los de cerdas de dureza media.

Ahora bien, es posible que en algunos momentos en los que los dientes estén en pleno proceso eruptivo si las encías están muy inflamadas necesitemos utilizar un cepillo de cerdas suaves de manera puntual.

3) El mango te debe ayudar a ti a coger con seguridad y comodidad el cepillo y para ello es mejor que sean más gruesos.

Hay unos cepillos de dientes con mango ergonómico en forma de anillo que a mí personalmente me gustan mucho y me resultan muy cómodos…pero en esto del mango del cepillo no hay mejor ni peor, hay lo que a ti te ayude más y te resulte más cómodo para lavar los dientes de tu hijo-a, por eso al principio es útil probar diferentes modelos de cepillo buscando el que sea mejor para vosotros.

Fig.5: cepillos con mango en anillo. Fuente: unamadreeneldentista.com

 

Otra pregunta que me hacen mucho las madres y padres a la hora de elegir un cepillo de dientes es: ¿Qué es mejor manual o eléctrico?

La respuesta es: DEPENDE

En una persona mayor de 14 años que se sabe cepillar bien los dientes los dos tipos de cepillos van a ser eficaces, porque recordemos que más importante que el cepillo es la mano que cepilla. Ahora bien los estudios nos dicen que el esfuerzo que requiere el uso de un cepillo eléctrico es menor y sus resultados generalmente son mejores a la hora de la remoción de la placa bacteriana.

Los bebés no son precisamente el ejemplo de persona que se sabe cepillar bien los dientes, ni ningún niño-a hasta los 7 años. Por eso en estas etapas: bebé y niño entre 3 y 5 años recomendamos siempre el uso de cepillos manuales por varias razones:

La primera es que los cepillos eléctricos para niños son en realidad y en general (hay alguna excepción en el mercado) los mismos cepillos eléctricos que para los adultos pero con dibujitos atrayentes y por lo tanto no están adaptados al tamaño y espacios de la boca de los niños pequeños, no logrando acceder bien a los molares ni consiguiendo remover bien la placa especialmente de las superficies vestibulares (la cara del diente que mira y está en contacto con las mejillas).

Otra razón a favor del cepillo manual es que ayuda mucho al desarrollo de la destreza motora del bebé y de los ñiños-as. A veces queremos hacerles todo tan fácil que lo que hacemos es restar a sus potencialidades. Si les damos un cepillo eléctrico, en cuanto pasa la novedad (3 días) se cuelgan de él y ese no es el objetivo. El objetivo es que poco a poco, aprendan a cepillarse bien los dientes.

Fig.6: Fuente: mibebeyyo.elmundo.es

 

Sólo señalaría una excepción a esto último que acabo de escribir y es cuando la niña o el niño presente alguna diversidad funcional y/o cognitiva, en ese caso hay que tener en cuenta algunos otros elementos que a veces hacen que la mejor opción sea el uso de un cepillo eléctrico en menores de 7 años.

Entonces… ¿Cuál elijo? Pues en resumen: un cepillo de dientes pediátrico manual de cabezal pequeño y con el borde redondeado, con cerdas de nylon de dureza suave o media y con un mango que me permita agarrarlo con seguridad y comodidad.

Una vez seleccionado, le toca a tu peque elegir el color que más le guste!!!

Fig. 7: fuente: es.dhgate.com