La vacuna de la gripe (en la pandemia COVID).

Winter is coming… y la gripe y otros virus habituales en invierno también. Y este año, además, añadimos el COVID a la ecuación, así que tenemos diversión asegurada.

La vacuna del COVID no se sabe cuándo va a estar disponible, pero tenemos la vacuna de la gripe estacional, como todos los años, que esta vez va a tener una importancia extra, porque ya que no podemos protegernos de una epidemia, por lo menos podremos protegernos de la otra.

Podemos encontrar diversas vacunas de la gripe. Hasta hace algunos años la mayoría de vacunas eran trivalentes, pero actualmente son casi todas tetravalentes.

Pero ¿qué quiere decir esto?

Existen dos grandes familias de la gripe: la gripe A (que tiene diversas cepas, algunas más potentes que otras: H1N1, H3N2…) y la gripe B (que tiene dos linajes principales: Victoria y Yamagata). A la hora de hacer las vacunas los laboratorios se basan en las cepas que fueron predominantes en los años anteriores, y hacen un mix de esas cepas, de tal forma que las trivalentes llevan 3 cepas y las tetravalentes, 4 cepas. En las trivalentes suelen incluirse 2 cepas de gripe A y 1 de gripe B, y en las tetravalentes, 2 cepas de gripe A y 2 de gripe B (una del linaje Yamagata y otra del linaje Victoria).

¿Qué importancia tiene esto?

Que coincida la cepa de la gripe que circula cada año con la vacuna que se fabrica cada año es un poco “lotería”. Hacemos la vacuna con los datos que tenemos, porque el virus muta todos los años, por eso tenemos que usar la información pasada para, asumiendo las similitudes del virus, poder protegernos (por eso hay años que es más efectiva que otros). Así, tener dos cepas de la gripe A es bueno porque hay cierta inmunidad cruzada entre cepas de la gripe A, aunque no las incluyamos todas, es decir, nos va a servir aunque la cepa del año anterior no sea la misma. Pero tener sólo un linaje de la gripe B, como no hay inmunidad cruzada entre linajes, nos va a servir sólo si ese año el virus que realmente circula es de el linaje que está en la vacuna. Por eso, es mejor ponerse una vacuna tetravalente (que tiene los 2 linajes B) que trivalente (que sólo tiene 1 linaje, este año Victoria).

¿Quién debe ponerse la vacuna?

Cuanta más población protegida haya, mucho mejor, porque menos virus circulante habrá. Esto es especialmente importante en los grupos de riesgo y en aquellas personas que están en contacto con grupos de riesgo. Os pongo dos ejemplos:

  • Una embarazada o una persona anciana son grupos de riesgo. Si se ponen la vacuna, se protegen directamente, y o bien no cogerán la gripe, o bien la cogerán más leve (porque las vacunas, recordemos, sirven para “darle a nuestras defensas los planos para poder hacer la estrategia para protegernos”).
  • El personal sanitario (residencias, centros de salud, hospitales…) son grupos de riesgo porque están en contacto con el virus, pero también porque son un riesgo para el resto. Si me pongo la vacuna, no sólo me protejo, también protejo a esa embarazada o persona anciana que vendrá a mi centro y no cogerá la gripe de mí.

La AEP y la AAP (sociedades de pediatría española y americana) recomiendan la vacunación universal, es decir, a todos los niños. Pero, en términos generales, las indicaciones claras de la vacuna antigripal son las siguientes:

  • Personas mayores de 65 años.
  • Embarazadas.
  • Personas con enfermedades crónicas como diabetes, enfermedad inflamatoria intestinal, problemas del corazón, asma… o inmunodeprimidas.
  • Personas que convivan con pacientes de riesgo, sobre todo si son menores de 6 meses, (porque no se pueden vacunar).
  • Personal sanitario.

 

¿Todo el mundo se puede poner la vacuna?

En general se puede vacunar cualquier persona mayor de 6 meses, salvo que sea alérgic@ a alguno de los componentes.

¿Cuántas dosis son?

En niños menores de 9 años que no hayan recibido nunca la vacuna de la gripe son 2 dosis separadas 1 mes. En mayores de 9 años siempre es una dosis, hayan recibido o no la vacuna previamente.

 

En resumen:

  • La campaña de vacunación de la gripe estacional se inicia todos los años en torno al 15 de octubre para vacunar, al menos, a las personas de grupos de riesgo (enfermedades crónicas, embarazadas, ancianos, sanitarios y convivientes con dichos grupos), pero puede ponerse a cualquier persona.
  • Existen vacunas tetravalentes (más recomendables porque cubren más cepas) y trivalentes (específicas para algunos grupos de riesgo).
  • Es recomendable vacunarse, este año con mayor importancia, ya que al coexistir otro virus epidémico como es el coronavirus, es preferible estar protegido contra todo lo que tengamos vacuna (de cara al diagnóstico y al tratamiento pensaremos antes en COVID que en gripe si estamos vacunados).
  • Mucha gente refiere “reacciones importantes” con la gripe, y por eso no se la pone. Las vacunas pueden dar reacción y eso forma parte del proceso de aprendizaje de nuestro cuerpo. En cualquier caso, pensad que cada año la vacuna cambia y se mejora, así que las posibilidades de que vuelva a ocurriros son bajas.

 

¿Tenéis más dudas? ¡Os leo!