Vuelta al cole: Consejos sobre las mochilas

La ergonomía se define como “la ciencia aplicada de caracter multidisciplinar que tiene como finalidad la adecuaciÓn de los productos, sistemas y entornos a las caracteristicas de los usuarios para optimizar su eficacia, segurdad y confort”.

Las alteraciones de la columna vertebral, representan actualmente un problema de Salud Pública en general, debido a su alta incidencia, su poder invalidante, el elevado índice de absentismo laboral que genera y los altos costes sociales. Por ello, se debe actuar en la prevención del dolor de espalda desde la infancia, a través de una correcta educación postural, corrigiéndose los malos hábitos y adoptándose posturas y movimientos adecuados en las actividades diarias, hasta que resulten espontáneas y naturales. Los problemas de la espalda, se producen sobre todo por malas costumbres que se adoptan.

La adopción de posturas incorrectas, junto con el uso de mobiliario inadecuado y el transporte de mochilas con un peso superior al 10% del peso del niño, suponen un aumento de la prevalencia de dolor de espalda en niños y jóvenes. La Fundación Kovacs ha realizado un estudio, en el cual se observa que el 51% de los chicos y 69% de las chicas ya han padecido dolor de espalda, limitando sus actividades diarias y aumentando el riesgo de sufrir estos dolores de forma crónica en un futuro. Según el Dr. Kovacs, la medida más importante para prevenir dolores de espalda es realizar ejercicio físico, como nadar, correr o montar en bicicleta. Pero también existe otra medida, la cual permite prevenir los dolores de espalda y/o malformaciones estructurales o no de la columna vertebral, conocida como higiene postural.

El objetivo de la higiene postural es adquirir hábitos posturales adecuados, evitando adoptar posturas erróneas y proteger a la columna vertebral de sobrecargas. Además es posible la prevención del dolor de espalda o incluso su tratamiento, si este ya ha aparecido. La higiene postural consiste en adoptar posturas y realizar movimientos o esfuerzos de la vida cotidiana, de forma que la carga para la columna sea la menor posible. Actúa dando consejos preventivos y ergonómicos para evitar consecuencias derivadas de una mala postura. Para su presentación, se podría decir que se compone de dos factores: los hábitos posturales del individuo considerados factor interno y el mobiliario considerado factor externo, el cual hay que tener en cuenta para adaptarlo a las necesidades del individuo y realizar una correcta higiene postural, si este no fuese el adecuado.

Otro aspecto importante es el transporte de material escolar en las mochilas, ya que la incorrecta manera de transpórtalos o el exceso de peso que se transporta, contribuyen a aumentar la probabilidad de sufrir dolor de espalda en edad escolar. El Dr. Kovacs de la Fundación Kovacs declara que “sería conveniente reducir el peso de las mochilas, ya que este no debería superar el 10% del peso corporal del escolar y, sin embargo, los datos disponibles indican que es frecuente que alcance el 30%”.

A los niños en edad escolar en cuanto al transporte de material y elección de mochilas se les recomienda:

  • Transportar diariamente el material que vayan a necesitar, no cargando en exceso la mochila.
  • Si se utilizan mochilas con carrito, empujarla mejor que arrastrarla, además de no excederse en el peso porque puede ser contraproducente.
  • Si se opta por utilizar mochilas convencionales, esta debe ir apoyada en la zona central de la espalda y en los hombros, además de utilizar las cinchas si las tuviese. Si la mochila es de tirantes, que sean anchos, y repartir el peso en los dos hombros. Debe adecuarse al tamaño del niño.
  • Alternar el lado en el que se lleve el bolso o mochila tipo bandolera, cruzándola y aproximándola al cuerpo. El uso de este tipo de mochila es el menos recomendable.