¡Hora de lavarse los dientes!!!

Durante este verano hemos estado hablando sobre la higiene de los dientes de los más peques de la casa: los niños-as menores de 6 años.

Hablamos sobre lo necesario e importante que es cepillar los dientes desde la erupción del primero en la boca con pasta dental. Explicamos porque había que hacerlo con un cepillo dental pediátrico manual de cabezal pequeño y con el borde redondeado, con cerdas de nylon de dureza suave o media y con un mango que  permita agarrarlo con seguridad y comodidad. E indicamos la necesidad de usar la cantidad adecuada de pasta fluorada (1.000 ppm de flúor) según la edad, siempre asegurando, además, que una persona adulta  logre dejar bien limpias todas las superficies dentales.

Algunos padres y madres me cuentan que limpiar los dientes de sus hijos-as unas veces es muy divertido y otras puede llegar a ser muy trabajoso por eso hoy vamos a dar un paso más y vamos a hablar sobre cúal es la manera de hacerlo más fácil, segura y eficaz.

 

                                               www.promofarma.com

 

Antes de empezar, deciros que sobre esto no hay recetas estrictas ni tampoco mágicas. Lo que os voy a indicar a continuación es la recogida de la experiencia de madres, padres, abuelas-os y personas cuidadoras durante 25 años, unido a lo que la evidencia científica nos va indicando, pero abierto a lo que nos pueda indicar en el futuro y a lo que vosotras-os mismos vayáis experimentando y compartiendo cotidianamente. Por eso no son recetas estáticas ni estrictas. Además sabemos que lavar los dientes a tu hijo-a 2 veces al día puede ser a veces un gran reto sobre todo entre los 2 y los 3 años. Parte de lo necesario para superarlo con éxito es tu paciencia, tu creatividad, tu motivación por la salud bucal e integral de tu hijo-a y tu constancia. Las técnicas y trucos ayudan a facilitar la tarea pero nunca son mágicas ni te evitan el compromiso y el esfuerzo….eso sí: ¡ver a tu peque sonreir te recompensa con creces todo tu trabajo!

Dicho esto…¡empecemos!

El cepillado dental de los menores de 6 años debe realizarse en 2 “fases”: una primera llevada a cabo por el niño-a de la que hablaremos hoy y la segunda por ti (o por una persona adulta) sobre la que os contaré en la próxima entrada de este blog y en el vídeo de Noviembre.

Primera fase: CEPILLADO-ENTRENAMIENTO

En ella el protagonista es tu hijo-a. Ellos se van a lavar los dientes, y aunque sabemos que no lo harán de manera eficaz hasta los 6-7 años, este momento trabaja y elabora en ellos el hábito, la responsabilidad, el auto-cuidado y la paciencia.

Les damos su cepillo con MUY poca pasta y les pedimos que se laven los dientes. No les pedimos ninguna técnica, lo importante es que muevan el cepillo en la boca, imitando como lo haces tú. Es muy interesante que aproveches este momento para lavarte tú los dientes también porque así serás su mejor  modelo.

 

                                                                           Fuente: pediatria yfamilia.com

 

Por eso el mejor lugar para esta primera fase es el baño, contigo (cuidado que el baño es un lugar donde se dan muchos accidentes y donde ocurren muchos traumatismos dentales), de pie delante de un espejo donde se puedan ver bien y facilmente.

 

Esto es muy importante. Para lavarse bien los dientes necesitamos ver lo que hacemos, y para ello es básico acostumbrarnos a ponernos delante de un espejo…no os imagináis cuantos niños de 6 años en adelante se lavan los dientes en la sala o en el pasillo de su casa…¿será eficaz ese cepillado?

Cuando decimos que esta fase les ayuda a desarrollar hábito y paciencia, es porque no les pedimos técnica pero sí tiempo: hasta los 3 años 1 minuto y de los 3 a los 6 años minuto y medio.

El tiempo, para los niños, es muy difícil de medir, así que necesitan verlo, a ello nos ayudan los relojes de arena, las alarmas en el móvil o una canción.

                                                                         Fuente: www.adeslasdental.es

Les explicamos cada día que nos lavamos hasta que se acaba la arena, o hasta que suena la alarma o mientras dura su canción preferida. Normalmente a los 30 segundos de haber empezado a lavarse los dientes nuestros niños dicen: “ya está”. Ahí es cuando con cariño y firmeza hay que explicar que hay un tiempo y que hay que usarlo todo…ver cómo te cepillas los dientes tú en ese tiempo les ayuda a acabar la tarea.

                                                                   Fuente: www.criarconsentidocomun.com 

Dos cosas a este respecto:

  1. Cómo casi todo es importante entrenar, quizás no podamos pedir a un niño de 2 años que aguante 1 minuto cepillando el primer día pero podemos empezar por 20 segundos e ir incrementando poco a poco el tiempo.
  2. El cepillo que use tu hijo-a para esta primera fase parecerá en 7 días una palmera, porque ellos-as tienden a morderlo. Eso es normal y no nos importa.

No hace falta que le cambies el cepillo porque es su cepillo de entrenamiento (tú en la segunda fase utilizarás otro) y porque a este cepillo ahora no se le pide eficacia así que con que esté limpio es suficiente.

Como ya os he anticipado en noviembre hablaremos de la segunda fase. Por ahora os invito a que implementéis esta primera fase en casa con vuestros peques menores de 6 años, que la disfrutéis mucho y si queréis que compartáis vuestras experiencias al respecto.