¿Cómo es una habitación Montessori?

Al igual que nos gusta a nosotros, la habitación de un niño debe ser un lugar relajante a donde ir, adaptado a las necesidades de su usuario. Una vez más, debemos plantearnos las cosas desde las necesidades del peque y no desde la perspectiva del consumismo. 

En muchas ocasiones, necesitamos combinar varias áreas dentro de su cuarto, pero eso lo podemos hacer sin que pierda su simplicidad y belleza relajante. Veamos varios trucos para seguir favoreciendo la autonomía y la libertad de movimiento también en este espacio:

Zona de descanso:

  • Cama baja, si ya es capaz de subirse y bajarse sin ayuda, o colchón sobre alfombra o algo similar si no es capaz. Igual interesa poner algún tipo de aislante y amortiguador alrededor, tipo puzzle de goma que se puede desmontar más adelante. El colchón debe ser firme y es importante recordar que el uso de la almohada no se recomienda hasta los dos o tres años, por el desarrollo de la curva del cuello.
  • Cualquier elemento que se le ponga de decoración, tipo cojines o peluches, se deberá retirar en el momento de dormir, dejando sólo aquello que le permita respirar a través suyo, para evitar asfixias. Lo mismo deberá tenerse en cuenta a la hora de elegir una manta o edredón, que se puede sustituir por sacos de dormir los primeros años.
  • A gusto de la familia, se puede añadir alguna luz infantil débil para los despertares nocturnos.

Se recomienda que en la zona de descanso no haya juguetes, estanterías con cuentos ni distractores, delimitando claramente la zona de juego en otra parte de la habitación. 

Zona de juego:

  • Un espejo de seguridad desde el suelo, que le permita observarse.
  • Una barra para practicar el levantarse. Suele ponerse cerca del espejo o cruzándolo, para que el peque se observe en las diferentes posturas que tome.
  • Imágenes de decoración: en blanco y negro el primer mes de vida y diferentes imágenes reales de la naturaleza, de animales, de personas… después del mes.
  • Una estantería baja donde poder ponerle juguetes o materiales adecuados a su edad e intereses.
  • Una pequeña estantería o cesta para libros.
  • Una mesa y una silla de su tamaño.
  • Una alfombra que permita que juegue en el suelo sin enfriarse.

Fuente: https://images.app.goo.gl/Qs1zKt5b7pdizehz5

Zona vestidor:

  • Un armario a su altura, con un par de conjuntos entre los que pueda elegir para vestirse.
  • Una silla que le facilite el vestirse.
  • Un par de cajones o cestas con calcetines, camisetas y pantalones, bodys…
  • Una alfombra que delimite la zona y permite que no se enfríe al descalzarse.

Fuente: https://www.montessoriinreallife.com/home/2020/1/22/montessori-bedroom-tour

Para mantener la habitación con un ambiente de calma, frescura y tranquilidad, se recomienda pintar las paredes en un tono claro y que el mobiliario también sea o blanco o de madera natural clara. ¡Se puede decorar la habitación con las obras de arte que vaya haciendo tu peque!

Un consejo que a nosotros nos ha funcionado muy bien: convierte la habitación de tu peque en una zona del “sí”. Evita cualquier peligro o situación en la que tengas que decirle que no puede tocar o hacer algo. De esa forma, cuando estéis allí, estaréis los dos más relajados y disfrutaréis más juntos. 🙂