Cómo NO coger a l@s niñ@s en brazos.

Las personas adultas somos altas en comparación con l@s peques, por lo que tenemos que agacharnos para poder cogerlos en brazos, o subirlos a una superficie más alta (una camilla, un cambiador…). Así que lo cogemos de “donde más cerca nos pilla” -que no sea la cabeza- pues los brazos, que son fáciles de coger y están más altos, y pensamos que es más seguro (en efecto, es más seguro que la cabeza, pero vamos a ver por qué no es del todo seguro)¨.

Nuestros brazos están formados por tres partes: brazo “de verdad” (entre el hombro y el codo, donde se forma la “bola” al hacer fuerza, como en este icono: ), antebrazo (entre el codo y la muñeca) y la mano. Las tres articulaciones que lo componen son, pues, muñeca, codo y hombro. Están formadas por la aproximación de varios huesos, que se juntan mediante ligamentos, tendones y músculos, pero no están realmente “unidas”. Al haber espacio entre los huesos, si estiramos o forzamos la articulación, puede producirse una LUXACIÓN o SUBLUXACIÓN, es decir, que se salga total o parcialmente un hueso del “sitio” (de su articulación). Por ejemplo, luxación del codo o del hombro suponen que los huesos que lo forman (radio, húmero) se han salido de sus huecos.

Son frecuentes tras caídas, pero en los niños pequeños, a veces, los provocamos los cuidadores, al cogerlos o sujetarlos sin tener en cuenta esto.

  • Si estamos andando por la calle y nuestr@ hij@ se tropieza, tendemos a estirar su mano desde arriba (con nuestra mano) para evitarle la caída. Ese estirón desde el antebrazo hace que un hueso de éste se pueda salir del codo, provocando la llamada PRONACIÓN DOLOROSA, subluxación del radio o codo de niñera. Se resuelve fácil por un pediatra/traumatólogo/médico que sepa realizar la maniobra.
  • Si les cogemos de las manos y los “levantamos” dando vueltas, podemos producir tanto una luxación de codo como de hombro, por el mismo motivo.
  • Por lo mismo, si hacemos lo típico de coger cada adulto de una de sus manos y hacer que bajen escaleras o anden “en volandas”, balanceándolos de las manos, podemos producir también luxaciones en ambas articulaciones.
  • Por último, si para subirlos a alguna superficie los agarramos de los brazos, o de las axilas, también podríamos producir una luxación del hombro (porque son 10-15-20-25 kg sobre ese punto de agarre).
           

 

 

Entonces ¿CÓMO DEBEMOS HACERLO?

  • Si se va a caer: lo acompañamos de la mano hasta el suelo para amortiguar la caída pero sin estirar de su brazo.
  • Si lo tenemos que levantar: Lo cogemos DE LA CINTURA.
  • Si quiere “volar”, también de la cintura. Evitaremos los movimientos/agarres que he comentado.

Esperamos que os resulte interesante. ¡Si tenéis alguna duda, dejadnos un comentario!