Rumorología y verdades acerca de la erupción de los dientes de leche

Acabamos el año 2020 recordando las funciones de los dientes de leche, y que mejor manera de comenzar el 2021 que hablando de su aparición. Este tema es motivo de muchas consultas, sobre todo a los pediatras, por las molestias asociadas a la salida de los dientes en los bebés.

La erupción dentaria es un proceso totalmente normal, es decir fisiológico. Los gérmenes de los dientes de leche se empiezan a formar dentro de los huesos maxilares en la quinta semana de vida intrauterina y allí están formándose y mineralizándose hasta que llega su momento de salida a la boca. Así que la erupción dentaria consiste en el movimiento de los gérmenes a través del hueso hasta aparecer (emerger) en la boca y tarda normalmente 8 días en cada diente: 4 antes de aparecer, el día de la erupción y los 3 días siguientes.

El primer diente suele erupcionar, en torno a los 6 meses de edad, el incisivo central inferior y los últimos más o menos a los 3 años: los segundos molares temporales. Así que nuestros peques se pasan 2 años y medio en este proceso eruptivo hasta completar su dentición temporal compuesta por 20 dientes: 10 arriba y 10 abajo.

 

Fig. 1: Momento de erupción de cada diente de leche

 

Durante la salida de los dientes es bastante frecuente que todo lo que le ocurra al bebé se le achaque a ellos: una subida de temperatura, un rash cutáneo, el culete enrojecido, una mala noche, una diarrea, falta de apetito, dolor de las encías, etc, etc.

¿Cuántas de estas cosas están realmente relacionadas con la salida de los dientes y cuántas son mitos transmitidos de generación en generación? Pues es muy interesante saber que actualmente la relación entre la erupción dental y sus posibles manifestaciones locales e incluso sistémicas sigue siendo un tema de mucha discusión sobre el que no hay demasiada evidencia científica disponible.

La primera cosa que llama la atención es que estas manifestaciones no se dan en tod@s los niñ@s. Es decir, durante la salida de los dientes hay niños, entre el 5 y el 32% que no tienen ninguna molestia asociada y en los que sí se dan (68-95%) no se sabe con seguridad si están directamente relacionadas con la salida de los dientes o si están más bien vinculadas con los cambios fisiológicos, inmunológicos, sociales, emocionales y nutricionales que experimentan los bebés en ese tiempo.

Vamos a repasar los problemas locales, es decir en la misma boca, que con más frecuencia observamos cuando salen los dientes:

  • Inflamación de las encías: La erupción de los dientes está asociada a un proceso inflamatorio de las encías que varía de un niño a otro porque depende de la respuesta inmunológica de cada bebé. Así que hay niños en los que no se da y niños en los que sí. En ellos la encía está enrojecida, puede aparecer un poco hinchadita y con una línea blanquecina justo por donde va a salir el diente.
Fig. 2: fuente: babyclean.es

 

  • Dolor: Esta es la molestia que los padres más refieren. No podemos saber la intensidad de este dolor porque el bebé está muy intranquilo y/o llora pero no puede explicarnos que es lo que siente. Lo que sí sabemos es que este dolor es debido a la inflamación local.

 

  • La hipersalivación, es decir la mayor producción de saliva y el babeo. Esto se debe más al desarrollo normal de las glándulas salivares, que son las que producen la saliva, y que se da entre los 4-5 meses de edad, que con la erupción de los dientes aunque coincide en el tiempo.
Fig. 3: fuente: www.guiainfantil.com

 

  • Erupciones cutáneas: es el llamado sarpullido o rash perioral. Normalmente aparece alrededor de la boca, en la barbilla e incluso en las mejillas del bebé y es el resultado de que su piel se humedezca por la mayor producción de saliva y se quede así durante mucho tiempo. No es un problema relacionado directamente con la salida de los dientes.
Fig.4: fuente: www.odontoespacio.net

 

Ahora veamos los problemas sistémicos que con más frecuencia asocian los padres/madres a la salida de los dientes:

  • La fiebre. En realidad lo que ocurre en la mayoría de los niños es una subida leve de la temperatura, normalmente por debajo de 37,7ºC, dos o tres días previos a la aparición de un diente en boca que se mantiene hasta un día después de que esta ocurra. Si un niño tiene fiebre por encima de 38ºC lo más frecuente es que no tenga nada que ver con los dientes y es necesario consultar con el pediatra.

 

  • La diarrea: La salida de los dientes en si misma no genera diarrea…pero sí la contaminación de las manos o de los objetos y juguetes que los niños se llevan constantemente a la boca. Este llevarse todo a la boca tiene 2 razones: 1) porque la boca es su centro de relación con el mundo y 2) porque si las encías están un poco inflamadas morder les alivia y calma. Si un peque tiene diarrea y esta se mantiene por más de 24 horas lo más frecuente es que no tenga nada que ver con los dientes y es necesario consultar con el pediatra.

 

  • El culete escocido: Esto tiene más que ver con la diarrea que con la erupción dentaria.

 

  • Alteraciones del sueño: Puede estar directamente relacionado con la erupción de los dientes, especialmente en aquellos niños en los que hay inflamación y molestia gingival.

Muchas veces tenemos falsas creencias en relación a la salida de los dientes de nuestros peques y le atribuimos todo lo que les ocurre. Además la información al respecto la recibimos de familiares, amigos, vecinos y, aunque compartida con toda la buena voluntad, puede no ser la adecuada y con ello a veces retrasamos el diagnóstico de cuestiones más serias que es importante detectar cuanto antes.

Así que si tu niño-a tiene fiebre de más de 38ºC y/o diarrea de más de 24 horas de duración, aunque le estén saliendo los dientes, consulta con tu pediatra.

Si tu peque tiene molestias locales, en la próxima entrada te cuento como aliviarlas.