Dudas sobre la vacuna del COVID.

A principios de pandemia os hablé de cómo se hacían las vacunas, su proceso de investigación, validación, etc. Acabamos de empezar el proceso de vacunación y ha surgido una gran controversia, así que voy a tratar de resolver algunas dudas:

¿Por qué la vacuna para la COVID sí es recomendable pese a que “sea tan joven”? ¿El hecho de que hayan “corrido tanto” para hacerla no será malo?

  • Existen diversos tipos de vacunas, y la investigación en ellas está activa aun sin necesidad de pandemia. Así pues, se ha “aprovechado” el conocimiento que se había obtenido a partir de virus de la misma familia, como las epidemias de SARS y de MERS, y de lo que se llevaba avanzado en las tecnologías que se han usado para otros fines, como por ejemplo en las vacunas de ARNm.
  • El interés y la importancia que ha tenido (y tiene) esta pandemia ha facilitado que se invierta mayor financiación, y la alta incidencia ha permitido que se capten grandes cantidades de voluntarios en poco tiempo comparado con lo que se suele tardar.
  • Ha habido mucha transmisión de información entre organismos y los artículos se han publicado muy rápido, lo que ha permitido que unas organizaciones aprovechen los conocimientos que iban adquiriendo otras.
  • Además, por la urgencia de la situación, se ha reducido y facilitado la burocracia.

¿El hecho de que me vacune me hace invencible desde que me vacuno?

  • No, aunque la primera dosis genera cierta inmunidad, la inmunidad máxima no se desarrolla hasta que no ha pasado un mes desde la primera dosis (7 días desde la segunda).

Pero esa segunda dosis, ¿es realmente necesaria?

  • Sí, lo es, porque es como una obra de teatro: la primera dosis es como si le dieses a tu sistema inmune “el texto para que se aprendiese”, y en la segunda hacéis el “ensayo general”, el simulacro. Así, cuando llegue el gran día (el día en que el coronavirus entre en contacto contigo) estarán 100% preparados. El día del ensayo general siempre surgen dudas, a los actores se les olvida su frase… si no se hiciese, todo sería una patata. Pues eso, nuestras defensas necesitan ese segundo empujoncito para funcionar bien (no sólo en esta, en la mayoría de vacunas).

Y cuando ya sea inmune, ¿puedo hacer lo que quiera?

  • No. Por un lado, porque no estamos seguros de cuánto dura esta inmunidad. Por otro, porque parece que el hecho de que tú seas inmune no te hace dejar de ser contagioso, sólo que no desarrollarás la enfermedad o lo harás de forma más leve, pero si estás en contacto con el virus, no se sabe si lo podrías transmitir, y hay personas que por el motivo que sea no pueden vacunarse (por ejemplo, las embarazadas y los niños). Así que hay que seguir en casa y cumplir las normas, al menos, hasta que tengamos más datos.

¿Qué es eso de la inmunidad de rebaño?

  • Es justo lo que acabo de explicar. Es cuando el hecho de que todas las ovejas estén protegidas menos una hará que esa también lo esté. Al no tener opción para “entrar” en ninguna otra oveja, la oveja desprotegida no se contagiará porque nadie de su alrededor lo estará. Lo usamos mucho con pacientes oncológicos o inmunodeprimidos: vacunamos a todo su entorno para protegerlo a él/ella. Pero aquí es probable que no sirva ya que se cree que una persona vacunada puede ser hospedadora del virus y, por tanto, contagiarlo.

¿Hay más efectos secundarios que en otras vacunas?

  • Se ha reportado mayor frecuencia de efectos secundarios leves.
  • Se han reportado casos de efectos secundarios moderados.
  • Se han reportado casos de reacciones alérgicas.
  • Por todo ello, es importante que la vacuna se administre de forma controlada, sobre todo si la persona a vacunar tiene un perfil altamente alérgico.

Si he pasado la COVID19, ¿me vacuno también?

Sí, porque no sabemos a ciencia cierta cuánto dura la inmunidad natural (tampoco la de la vacuna), si todo el mundo responde igual tras la infección o tras la vacunación, si las variantes del virus son las mismas o cómo variará en un futuro.

Y con toda la controversia sobre la lactancia y la vacuna, ¿ lo usamos en madres lactantes o no?

  • De momento sabemos, tal y como afirman diversos organismos sanitarios (NHS; OMS, CDC, AEPED a través del Comité Asesor de Vacunas) y organismos expertos en lactancia (como la IHAN, APILAM…) que al ser una vacuna de ARNm, no hay virus como tal en ella, y sólo podrá pasar a la leche los anticuerpos que la madre produzca, cosa que lejos de ser perjudicial es beneficiosa, porque ya que vacunamos a la madre, protegemos al bebé. Así que, de entrada, no hay contraindicación para vacunar a madres lactantes que están en grupos de riesgo (sanitarias, por ejemplo) y, en general, hay que valorar siempre el riesgo beneficio.

¿Tengo que dejar de dar de mamar, o tirar la leche, si me vacuno?

  • No: no hay virus en la vacuna, por lo que no puede causar la enfermedad al bebé. Si te pones la vacuna es porque ese riesgo beneficio ha sido valorado, y no hay necesidad de dejar de lactar.

¿Y en embarazo y en niños?

  • Es probable que no suponga un riesgo, pero dado que no hay estudios suficientes todavía, vale la pena ser prudentes y no administrarla.
  • Si planeas quedarte embarazada, el Ministerio de Sanidad recomienda esperar 2 semanas tras la administración de la vacuna, y si ya lo estás, retrasar la vacuna y extremar las medidas de seguridad sanitaria.

¿Qué tengo que hacer para que me vacunen?

  • Esperar a que tu centro inicie la vacunación de tu grupo. Se ha iniciado la vacunación en ancianos internados en residencias y en personal sanitario, de forma escalonada. Si perteneces a uno de estos grupos, habla con tu servicio de preventiva/tu médico para que te digan cuándo está previsto que te vacunen y, si no, espera a que poco a poco se vaya ampliando el círculo.

Esperamos que algunas de vuestras dudas hayan quedado resueltas.

Si tenéis más, ¡déjanos un comentario y haremos lo posible por resolverlas!

Photo by Daniel Schludi on Unsplash