Tapete para un Cumpleaños Montessori

Hace unos meses, mi compañera Amelia publicó una entrada sobre cómo celebrar un cumpleaños Montessori (si te la perdiste, pincha aquí). En ella nos explicaba de una forma muy sencilla los diferentes elementos que conforman la ceremonia.

Además, a raíz del segundo cumpleaños de su primogénita publicó en su Instagram una foto de la alfombra que tienen ellos en casa para esta celebración. (Aquí puedes ver la imagen)

Así que, de cara a un nuevo año, os traigo una actividad para que podáis hacer esta alfombra o tapete vosotros mismos y usarla en vuestras ocasiones especiales. Siempre hace ilusión añadir elementos realizados por uno mismo, viendo cómo año tras año forma parte de nuestras vidas y, si tiene duración, pasar a futuras generaciones o regalar a otros amigos.

Aquí os dejo ejemplos de ideas sobre este tapete:

Como podéis ver, es muy completo y tiene también otras utilidades. Sus colores invitan también al estudio del tiempo, sobre todo de las estaciones y los meses, conceptos que son complejos para los pequeños de la casa.

Hay que tener en cuenta que, a pesar de los colores, este tapete tiene una estructura definida. Los colores siguen el orden de las agujas del reloj y se empieza con el invierno (azul o blanco), primavera (verde), verano (amarillo) y otoño (rojo). Además tiene que ir un sol en el centro, mostrando así la vuelta que se ha dado al sol que equivale a un año. Si lo queréis hacer más completo, entonces hay que hacer los Rayos del Sol, en este caso 12, uno por cada mes.

¿Qué os parece la idea?

Un último apunte, como debe de tener un tamaño relativamente grande, mi recomendación es que se haga con tela. Si queréis hacerlo con fieltro, que os lo vendan al corte, no en cuadrados o rectángulos porque tendréis que empalmar muchas secciones y al final acabaréis aborrecidos.

¡Ojo! Eso no implica que no se pueda hacer con otros materiales, ya os he dicho el fieltro y también es posible con Goma Eva o cartulina. Estos materiales son más asequibles y también más fáciles de encontrar (papelerías, tiendas como Tedi o bazares, además de Amazon, AliExpress…)

¿Empezamos?

MATERIALES:

  • Papel de panadería, es decir de calco. Con ello vas a poder calcular la circunferencia al tamaño que más desees.
  • Telas de colores. Por un lado la tela que va a quedar pegada al suelo, da igual el tipo, color o estampado que tenga. Aunque yo preferiría una que no resbalase mucho (ejemplo: nada de raso, seda…). Algo de algodón. Por otro lado, tenemos las telas que se van a ver. Necesitamos una de cada color del parchís (rojo, azul, amarillo, y verde). // Goma Eva de colores (mismas consideraciones a tener en cuenta) // Fieltro de Colores (mismas consideraciones a tener en cuenta)
  • Relleno de almohada o una colcha o manta vieja que podamos hacer girones.
  • Aguja e hilo (o máquina de coser en su defecto).
  • Tijeras
  • Lápiz
  • Agujas
  • Pistola de Silicona (si optáis por la opción de la Goma Eva o el Fieltro.

PROCESO:

Os voy a mostrar el proceso con dos tipos de materiales para que podáis elegir. No tiene mucho misterio así que no os agobiéis. Pensad que estáis jugando al trivial y estáis coleccionando quesitos.

En primer lugar, y por su sencillez, primero os comentaré cómo podéis hacer este tapete con Goma Eva. Como he dicho hay otros materiales, elegir el que más os guste. He seleccionado Goma Eva porque las planchas que se venden en bazares son más grandes y también es más resistente por ejemplo que la cartulina.

  1. Elegir el tamaño del tapete, Mi recomendación es que os quepa en una de las planchas de Goma Eva, así no tenemos que hacer empalmes ni quedan costurones. Para ello, marcar el centro de la plancha. Coger un lápiz y atarle un hilo. Poner el otro extremo del hilo en el centro y con la ayuda del lápiz realizar la circunferencia. Recortar y guardar, esa será vuestra base.
  2. Teniendo en cuenta la base, hay que cortar los quesitos. Calculamos un cuarto (para esto os puede venir genial el papel de calco, podéis calcar la circunferencia ya cortada y sólo tenéis que cortarla en cuatro). Cortar un quesito de cada color (rojo, amarillo, verde y azul/blanco)
  3. Unir los quesitos a la base. ¡Pistola de silicona preparada! Para ello, hay que empezar siguiendo el sentido de las agujas del reloj e ir pegando bien uno a uno. (Como os he dicho antes azul o blanco, verde, amarillo y rojo. 🙂
  4. Ahora el centro. Para ello colocamos un círculo de Goma Eva más pequeño y encima el Sol. Que eres una artista con el color, adelante con los rotuladores de colores. Que eres una maga de la Goma Eva, estupendo y adelante con diseñar un sol con sus 12 rayos e ir pegándolos uno a uno al círculo central.
  5. Si queréis reforzar las costuras, podéis coger trozos de Goma Eva y preparar un biés por todo el alrededor de la circunferencia o con una aguja gorda e hilo recoser todos los empalmes. Es una forma de decorar y aquí pueden participar todos los nenes.
  6. Disfrutar.

Ahora os voy a comentar el proceso para valientes que se atrevan con las telas y la máquina de coser. 😀

  1. Coger el papel de calco. Unir dos hojas por el lado más largo con celo. Calcular el centro de esa unión. Ahora vamos a hacer un compás casero, para ello cogeremos el lápiz y le ataremos un hilo. Soltaremos hebra hasta la longitud de RADIO que queremos que mida la circunferencia (ejemplo 30 cm). Con una mano apretamos un lado del hilo en el centro de la unión y con el lápiz iremos dando forma a nuestra circunferencia. 🙂
  2. Recortar por la línea marcada con el lápiz y tendremos el patrón del círculo.
  3. Con la tela trasera y la manta vieja o colcha, si hemos elegido esas opciones, marcaremos el círculo y lo ampliaremos dos centímetros más. Recortar.
  4. Cortamos el patrón del círculo o hacemos otro para tener cuatro cuartos iguales. Marcamos en las telas de colores un cuarto.
  5. ¡Ahora es cuando tenemos que unir! Cosemos los cuatro cuartos de colores. (Recordar: azul, verde, amarillo y rojo)
  6. Y añadimos el sol con sus rayos. Yo lo que haría sería tapar el centro de las costuras (es decir, donde se unen los cuatro quesitos). Para ello cogería un círculo pequeño de un color que haga contraste y estamparía un sol. Si conocéis a alguien que haga patchwork os pueden ayudar en un periquete. Sino también podéis coger rotuladores para tela y dibujarlos.
  7. Una vez ya tenemos todas las piezas ya solo queda unir el delantero con el trasero. Ponemos las dos telas derecho con derecho, es decir que se besen los lados bonitos de las telas. Ponemos por detrás el relleno o manta. Y cogemos nuestra máquina de coser y unimos. Que no tienes, no pasa nada, lo vas cosiendo a mano poco a poco. OJO: antes de lanzarte te recomiendo que con agujas sujetes las dos telas, porque se pueden mover y entonces en lugar de un círculo parecer una nave espacial.
  8. Si no tienes una colcha o manta vieja, no desfallezcas. Puedes no rellenarlo, con lo que se quedará más compacto a la hora de guardarlo o puedes comprar relleno de almohada o una almohada para destriparla. Cuando te queden unos 5 cm de costura, mete todo el relleno que desees y después cierra lo que queda a mano. Inconveniente de esta opción es que si metes mucho relleno en lugar de un tapete tienes un almohadón.
  9. Disfrutar.

Sobre el material. Si escogéis la opción de Goma Eva en los bazares venden de toda clase y condición. En algunos de ellos también venden fieltro, sino en tiendas de telas de toda la vida o en Amazon 

LA pistola de Silicona, en ferreterías de barrio, Leroy Merlin o en Amazon tb las podéis encontrar. También hay en bazares, pero su larga vida no es igual, y es posible que se cortocircuite en cualquier momento.

Hilos, agujas… paqueterías de barrio, cesto de las labores de la abuela o cualquier kit de costura de viaje que tengáis. 😉

Si os apetece que hagamos en un taller un tapete de este estilo, sólo tenéis que pedirlo. 🙂

Ya sabéis que si ponéis en práctica cualquiera de estas opciones, etiquetadnos usando el hashtag #AnidAndoDIY para inspirar al resto de progenitores.