“Etiquetas calmadas para tu parto”. Los marcadores somáticos de Damasio.

 

En el post de hoy, continuamos con la idea que deseo transmitirte para que comiences a vivir serenamente tu embarazo y afrontes tu parto desde la calma, recuerda:

“No sólo eres cuerpo, no sólo eres mente, eres un todo que integra lo que sucede en tu mundo interior y que decide, consciente o inconcientemente cómo adaptarse a lo que sucede en el exterior”. 

Y como creo firmemente que eres una mujer que busca vivir conscientemente su parto sabiendo el porqué de lo que hace, te traigo hoy un concepto que usamos en psicología, que nos ayuda a entendernos mejor sabiendo cuáles son los elementos a los que prestar atención durante tu preparación emocional y física para el día de tu parto.

Hablamos de la “Hipótesis de los marcadores somáticos de Damasio”.

Esta hipótesis nos muestra cómo el cerebro encontraría atajos para optimizar su consumo de energía. Y es que imagina qué complicado sería para nuestro cerebro, el tener que realizar una lista de pros y contras, con las diferentes posibilidades de acción, riesgos etc…para todas las situaciones que se den en la vida, ¡hasta las más rutinarias!

Según Damasio, nuestro cerebro cuenta con una estructura integradora, que está situada en la corteza prefrontal del cerebro, que clasificaría las situaciones que se dan en la realidad, en base a experiencias previas, que identifique como similares.

Y es que cuando vivimos una experiencia (la que sea), se recoge y codifica aquellos elementos que la han acompañado.

Estos elementos serían, las emociones, las reacciones corporales/fisiológicas que se activan, qué consecuencias han existido ante la acción en situaciones previas, la personalidad del individuo, qué motivaciones individuales existen, qué motivaciones sociales nos mueven, el grado de control de impulsos, etc…

No sólo integra las propias, también aquellas que se nos han transmitido en socialización en nuestra cultura. Por tanto, si no has vivido una experiencia similar, como sería el parto, cuando llegue el momento, tu cerebro activará todo aquello que le han contado que sería y como entenderás, este proceso se realiza de forma rápida e inconsciente en la mayor parte de las situaciones de nuestra vida.

De ahí que emoción, cuerpo y experiencia, serán las que tomen las decisiones antes incluso de que las racionalicemos. 

Cuando vivimos una situación, nuestro cuerpo emite una sensación corporal que motiva una reacción emocional y con ello, se toman las decisiones de cómo actuar. 

Por eso es muy importante que entiendas que el hipnoparto es UN PROCESO, porque la conciencia no solo depende de un único aspecto.

Cuando las madres acuden al curso de hipnoparto, muchas de ellas temen “bloquearse” el día del parto. Y es por ello que me gusta que entiendan que no solo depende de su pensamiento/racionalización el cómo vivirán y el cómo se sentirán el día del parto. Efectivamente si la mujer ha vivido experiencias en las que para ella ha sido muy importante mantener el control, buscará que en el momento tan importante como es el parto, siga siendo así.

Pero por esto es MUY IMPORTANTE que creemos “nuevas carpetas” con sus correspondientes “etiquetas” de lo que significa el parto.

Y es importante que cada mujer entienda que sus etiquetas son únicas e intransferibles y que SÓLO ELLAS saben genuinamente lo que sucede en su mundo interior.

Ahora bien, ¿Cómo trabajar tu cambio de visión sobre el parto?

  1. Identifica tu realidad, pregúntate: ¿Qué espero yo de mi parto?¿Qué me da miedo? ¿Qué me han contado?
  2. ¿Cómo me siento cuando pienso en el parto? Registra tus reacciones corporales.
  3. Usa herramientas como la visualización, para re-etiquetar la situación de parto.

Conoce qué sucede en tu mente, disfruta de cómo poder entender tu cuerpo.

Te deseo un parto en calma.

Un abrazo.

Nazaret Cañete Gil

REFERENCIAS

Damasio, A. (2011). El error de Descartes (1a ed., 1a imp ed.). Ediciones Destino.

Jódar, M y cols (2014). Neuropsicología. Barcelona, Editorial UOC.