¿Cómo aliviar a tu bebé durante la salida de los dientes?

El mes pasado hablamos de las molestias, que con frecuencia asociamos a la salida de los dientes de leche, tanto locales en la boca (inflamación, dolor, babeo o erupciones cutáneas) como generales (fiebre, diarrea, culete escocido y alteraciones del sueño) y vimos que sólo algunas de ellas estaban directamente relacionadas con la erupción, mientras que otras tenían más que ver con la tradición oral, es decir con lo que nos vamos trasmitiendo de generación en generación,  que con la evidencia científica.

Hoy vamos a hablar de cómo aliviar de manera lo más segura posible estas molestias especialmente la inflamación y el dolor.

Nuestra primera opción es el manejo mecánico y esto lo haremos fundamentalmente aplicando sobre las encías presión mecánica y frío. Para esto tenemos algunos recursos clásicos, muy interesantes y siempre vigentes:

1.-Los mordedores: los hay de todas las formas y diseños imaginables pero su objetivo siempre es el mismo, que al morderlo el bebé ejerza presión en sus encías ayudándole a controlar la inflamación y calmándole. No hay un mejor mordedor. El mejor para tu bebé es el que él elija.

 

Fuente:www.reviewbox.com.br

 

Con los mordedores debemos tener 2 cuidados:

El primero: nunca colgar el mordedor al niño como si fuera un colgante del cuello porque desgraciadamente pueden producirse estrangulamientos accidentales. Lo ideal para que el mordedor no esté continuamente en el suelo es sujetarlo a una prenda de ropa del bebé de la misma manera que se hace con los chupetes.

 

Fuente: www.topbsof.com

 

El segundo: comprobar  que en la composición del mordedor no aparece el bisfenol A, compuesto que ha sido prohibido en los utensilios para la alimentación de los bebés y que puede tener efectos negativos a largo plazo para la salud.

2.-Los dedales de silicona: hace unos meses comentamos que estos dedales no tenían ninguna utilidad a la hora de limpiar los dientes, sin embargo son fantásticos cuando se usan para masajear y estimular las encías de los bebes.

 

Fuente: www.tubebeseguro.cl

 

Cuando queremos combinar la presión con el frío entonces podemos usar:

Los mordedores que llevan un líquido dentro que podemos enfriar en la nevera (nunca congelar) de tal manera que cuando el niño-a lo usa, aplica frío local a sus encías y esto tiene un efecto analgésico, es decir, calma la sensación de dolor.

 

Fuente: www.ehowenespanol.com

 

También se puede usar para que muerda un trapito limpio, mojado y enfriado en la nevera o alternativas mucho más divertidas como trozos grandes de frutas o verduras frías: zanahoria, plátano, pepino, etc.

Fuente: www.promofarma.com
Fuente: www.serpadres.es

 

Si la aplicación de presión y frío resulta insuficiente podemos utilizar también un analgésico, preferiblemente paracetamol, administrado a una dosis acorde al peso del bebé y de manera puntual, es decir, sólo cuando entendemos que hay molestia que no calma. El paracetamol suele ser de mucha ayuda por la noche porque el alivio permite al niño conciliar mejor el sueño y descansar…y a sus padres también.

Ahora vamos a ver cosas que NO DEBEMOS HACER:

1.-NO APLICAR EL PARACETAMOL O NINGÚN OTRO JARABE SOBRE LAS ENCÍAS. El paracetamol no sirve de nada si lo usamos para frotar las encías y se han dado casos de quemaduras en las mismas por aplicar, por ejemplo, aspirina en el intento de calmar a un bebé.

2.-NO APLICAR GELES DE ANESTÉSICO SOBRE LAS ENCÍAS. Existen comercializados geles para el alivio puntual de las molestias de la erupción. Estos geles están compuestos fundamentalmente de anestésicos tópicos como la lidocaína o la benzocaína que además de proporcionar un alivio muy breve tras su aplicación (5-10 minutos) si se usa con demasiada frecuencia, al ser tragado por el bebé, puede producir problemas serios como la hemoglobinemia.

3.-NO AÑADIR AZÚCAR, MIEL, MERMELADA O LECHE CONDENSADA a los chupetes o biberones porque no consiguen aliviar en absoluto las posibles molestias y sin embargo ponen en peligro la salud de los dientes por el alto riesgo de desarrollar lesiones de caries muy graves.

4.-NO COLOCAR COLLARES DE AMBAR. Estos collares, que son muy bonitos, no tienen ningún efecto de alivio sobre la inflamación de las encías y el dolor asociado a ella y además entraña riesgos como el estrangulamiento o el atragantamiento si el collar se rompe y el bebé se mete las bolitas de ambar en la boca.

Fuente: www.criarconsentidocomun.com

5.-NO METER EL MORDEDOR EN EL CONGELADOR. Si el mordedor está demasiado frio en vez de aliviar puede producir en la encía una quemadura por frío.

En resumen para aliviar las molestias de los bebés por la salida de sus dientes lo mejor es la presión y el frío locales y si esto es insuficiente, ayudarnos con el paracetamol. Todo eso acompañado de mucho amor y una dosis generosa de paciencia.

Fuente: Libreriascampoamor.com