¿Cuáles son las mejores tetinas para la boca de mi bebé?

La vida es una gran aventura de amor, crecimiento, maduración y aprendizaje. Con el inicio de la vida comenzamos a aprender pero es sorprendente descubrir que ya sabemos hacer algunas cosas esenciales para nuestra supervivencia en el mismo instante del nacimiento. En los primeros minutos de vida de un recién nacido, éste ya está preparado para alimentarse. El bebé es capaz de succionar y de deglutir. Su boca, en general, no presenta dientes sino dos rodetes gingivales, uno superior y otro inferior que junto con la lengua son sus herramientas fundamentales para amamantar.

Hoy sabemos que la lactancia materna exclusiva a demanda los primeros seis meses de vida aporta innumerables beneficios al bebé (y a su madre) en relación a su salud integral, crecimiento y desarrollo, no sólo en esa etapa de la vida, sino también a largo plazo. Pero no podemos olvidar que puede haber diversas razones médicas, personales o laborales que lleven a la madre o a la pareja a decidir no dar lactancia materna. Está entrada está especialmente dedicada a ellas-os.

Si estás amamantando a tu bebé y necesitas por la razón que sea usar además biberón, introduce en él tu propia leche sin añadirle nada más.

Fuente: babycenter.com

 

Si has/habéis decidido no dar pecho desde el principio. La lactancia materna tiene múltiples funciones que no vamos a desarrollar ahora, pero hay tres que quiero destacar:

    • La alimentación (hay por tanto una succión nutritiva).
    • El desarrollo óptimo de los maxilares y el fortalecimiento de la musculatura de cara y boca.
    • Saciar la necesidad de succión que todo bebé tiene (hay por tanto una succión no nutritiva que debe ser cubierta).

Si no optamos por la lactancia materna, lo que usemos para sustituirla debe poder cubrir estas tres funciones de la mejor manera posible y el biberón por si solo es incapaz de hacerlo. Por tanto para saciar el hambre y para saciar la necesidad de succión necesitaremos el biberón y el chupete. Y necesitaremos usar los modelos adecuados y de la manera correcta para que logremos el mejor desarrollo oro-facial posible. Si no lo hacemos, ambos, el biberón y el chupete se pueden convertir en grandes enemigos de la salud y del crecimiento armónico de la boca del bebé.

Fuente: www.efesalud.com

 

En relación a la salud dental recuerda que la leche que sale del pecho materno no podemos modificarla en su composición sin embargo desgraciadamente a veces en los biberones se ponen contenidos con mucho azúcar (leche azucarada, zumos, infusiones con azúcar, bebidas gaseosas, refrescos, etc.) y eso dispara el riesgo de que los niños muy pequeños desarrollen caries de aparición temprana, con muchas lesiones grandes, de evolución muy rápida y muy destructivas.

Fuente: www.bebesymas.com
Fuente: www.odontologiapediatrica.com

 

Para hacer un uso inteligente del biberón y del chupete en relación a la salud:

  • Sigue las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud sobre el azúcar: hasta los 2 años un niño-a no debe probar el azúcar, ya sea azúcar, miel, panela, zumos, etc. Por lo tanto cíñete a lo que te indique el fabricante de la leche de fórmula y no añadas nada más. NUNCA añadas nada dulce.
  • No añadáis azúcar, miel, mermelada o leche condensada a los chupetes porque endulzados ponen en peligro la salud de los dientes por el alto riesgo de desarrollar lesiones de caries muy graves.
  • Si el chupete de tu hijo-a se cae al suelo, no lo limpies chupándolo tú y volviéndoselo a poner, utiliza el chorro de agua del grifo.

 

En relación al crecimiento orofacial es muy importante saber que el pezón y la areola maternos se adaptan a la boca del niño y por eso nunca generan maloclusiones. Sin embargo es la boca del niño la que se tiene que adaptar a las tetinas por eso no hay una tetina ideal. Parece que las anatómicas van un poco mejor pero en realidad todas interfieren el óptimo desarrollo bucodental. Entonces, ¿qué hacer?

Si tu bebé no recibe lactancia materna, procura que use chupete el primer año de vida puesto que hay estudios que indican que es una ayuda en la prevención del Síndrome de muerte súbita. Además succionar relaja al bebé. Sin embargo es muy importante retirar el chupete antes de los 2 años, idealmente al año de edad, ya que al colocarse entre los incisivos superiores e inferiores la tetina generará que dejen de contactar creando un espacio para ella y generando problemas en el modo en que los dientes contactan (oclusión) y también en la respiración y en la deglución (ver entrada de Junio 2020).

Una de las razones por las que la lactancia materna ayuda tanto al correcto desarrollo de la cara y de la boca es el gran trabajo que tienen que hacer los bebés para lactar. Sudan cada vez que se amamantan. Esto no ocurre con el biberón. Tomarse un biberón no supone ningún esfuerzo y menos aún cuando los papás y mamás le hacen a la tetina el agujero más grande posible para que en un abrir y cerrar de ojos el bebé se haya terminado su “bibe”.

Fuente: www.blogsasociados.com

 

Para hacer un uso inteligente del biberón en relación al desarrollo orofacial:

  • Elige la tetina que tenga múltiples orificios de salida chiquititos en vez de un único orificio grande. Esto obligará a tu bebé a hacer más ejercicio a la hora de comer. Además evita darle el biberón acostado, dáselo en tus brazos lo más incorporado posible y en cuanto puedas sentado.

 

Fuente: www.bebesymas.com

 

  • La retirada del biberón y la introducción del vaso: Un niño está preparado para beber en vaso desde antes del año. Eso no quiere decir que sepa hacerlo, sino que hacerlo no entraña para él ningún peligro. Todas las sociedades de odontopediatría del mundo recomiendan retirar el biberón nocturno antes del año. Esta recomendación tiene dos objetivos: 1) disminuir el riesgo de desarrollo de caries asociado a la alimentación nocturna sin higiene posterior y 2) ir eliminando la presencia de tetinas entre los dientes para evitar el desarrollo de una mordida abierta y facilitar la transición de la deglución infantil a la deglución madura.
Fuente: www.calma.org.sv

 

Y sobre todo, decidas cómo decidas alimentar a tu bebé en el primer año de vida recuerda que es esencial cepillar los dientes de leche desde que aparecen en la boca, para mantener la boca de nuestro bebé limpia y para prevenir el desarrollo de lesiones de caries de infancia temprana (ver entrada agosto 2020).