¿Nos vamos al hotel?

Una de las cosas que más han echado de menos nuestros pequeños ha sido el contacto con la naturaleza. Tras estos meses de volver a tener los parques cerrados, reducir el contacto humano con el entorno y desinfectarnos como si esto fuera Chernóbil no han hecho más que agudizar esa sensación.

En los paseos que daba con Daniel cuando salíamos del cole, él sólo hacía que acercarse a los árboles y tocarlos, coger las hojas del suelo a puñados y lanzarlas por el aire y hacer la croqueta por el césped… al Covid teníamos que añadirle los recuerdos perrunos. En fin, directo a la ducha al llegar a casa.

Otras de las cosas que más le gustaba era ver a las primeras abejas yendo de flor en flor, o las ristras de hormigas buscando suministros para sus ciudades subterráneas así que… decidimos hacer un poco de investigación sobre la forma de vida de los insectos más comunes que habitan en nuestro alrededor y… buscarles un hogar.

Por eso, el crear un hotel para insectos no viene nada mal.

Si tenéis un chalet en la naturaleza (véase montaña o playa) o una caseta o un campo podéis preparar esta actividad, no recomiendo hacerlo en la ciudad no sea que los habitantes que la habiten no sean de nuestro agrado, jejejeje.

¿Empezamos?

MATERIALES

  • Caja de cartón o de madera (estilo vino o fresas)
  • Cuerda para colgar la casita en algún lado
  • Tiras de cartón
  • Ladrillitos pequeños (como los que se usan para las maquetas)
  • Elementos naturales: piñas vacías y abiertas, palitos de madera
  • Relleno / aislante natural
  • Tapones de corcho

PROCESO

  1. Limpiamos nuestra caja. Tenemos que tener un hotel con gusto y aceptable.
  2. Colocamos la cuerda para colgarla.
    • Si es cartón, con un punzón realizaremos los agujeros y pasaremos la cuerda.
    • Si es de madera, la mayoría llevan la cuerda incluida, sino con un taladro hacemos los agujeros y pasamos la cuerda, ojo será más pesada, la cuerda tendrá que ser más gruesa)
  3. Vamos colocando los elementos a nuestro gusto. Por ejemplo:
    • Juntamos los palitos encontrados y los atamos, creando así un ramillete.
    • Cortamos tiras de cartón de 5 cm de ancho y las doblamos creando un zig zag.
    • Colocamos las piñas en las esquina.
    • Ponemos un cuadrado relleno de aislante.
    • Atamos los corchos y los colocamos estilo damero.
  4. Coger una lupa y esperar, poco a poco iremos viendo cómo llegan nuestros huéspedes.
  5. Disfrutar.
OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Ojo, se pueden alojar todo tipo de insectos, desde hormigas y grillos hasta arañas… Cuidado con los aprensivos o alérgicos.

¿Qué conseguimos hacer con esta actividad?

  • Fomentar la PACIENCIA y la CONEXIÓN con la NATURALEZA.
  • Hacerles ser más CONSCIENTES de las cosas, prestar ATENCIÓN y DISFRUTAR del día.
  • Un ANÁLISIS DE CONCIENCIA al final de la jornada, pensando en el mejor material, valorando las opciones para el hotel. Análisis crítico.
  • COLABORAR, si es una actividad grupal, además de fomentar la DISCUSIÓN y el RAZONAMIENTO.

Ya sabéis que si ponéis en práctica cualquiera de estas opciones, etiquetadnos usando el hashtag #AnidAndoDIY para inspirar al resto de progenitores.