5 elementos para cuidar tu entorno de parto.

El hipnoparto es un método de gestión de la activación, de la atención y de las sensaciones asociadas al dolor. Gracias a las técnicas que la madre aprende e integra en su repertorio de comportamientos, el día del parto gestiona cómo responder si se siente excesivamente activada, nerviosa o fuera de control. Sabrá llevar su atención hacia aquellos elementos del entorno que le causen calma, evadiendo aquellos que le puedan alterar. También gestiona el dolor, gracias a su resignificación, entendiendo que este no le daña, sino que permite a su cuerpo abrirse para que salga al mundo su bebé.

El día del parto la madre, además de ser capaz de identificar qué sensaciones se están produciendo en su organismo y cómo su cuerpo se está poniendo en marcha, puede ser permeable a lo que sucede a su alrededor. Las neuronas espejo le harán ponerse en la misma frecuencia que lo que hay fuera de ella, para relacionarse adecuadamente.

Puede que deba atender a los otros hijos o hijas mayores, o bien relacionarse con sus familiares para comunicar que el momento de parto ha llegado. La madre, recibe, a su vez, las sensaciones de los demás. Una vez llega al hospital, más emociones y sensaciones ajenas van a poder influirla. Miradas, gestos, palabras dichas o no dichas, falta de empatía o, todo lo contrario, mucha empatía y escucha, van a favorecer o a entorpecer el proceso.

Por ello, no todo depende de la madre ni de su capacidad de introspección para ser capaz de gestionar esta vivencia de forma calmada. Cada uno de estos elementos (activación, atención, sensaciones dolorosas), pueden verse afectados por los entornos y las personas que las acompañan.

Somos seres sociales, de forma que aprendemos en sociedad aquellas conductas que son aceptables o que no lo son. Los espacios públicos no están normalmente preparados para recibir a una mujer de parto, tampoco los profesionales o las profesionales lo están en muchas ocasiones, sintiéndose mal por lo que ellos consideran “debilidad” o “exceso de vulnerabilidad” de la madre. Y eso la madre lo percibe y eso a la madre de parto, le afecta.

No me canso de repetir a las mujeres a las que tengo el placer de acompañar durante sus embarazos que tienen el derecho de pedir que se respete su espacio el día del parto, así como que sus necesidades emocionales sean respetadas.

Ahora bien, como sabes el hipnoparto también es toma de responsabilidad y toma de acción, por ello: ¿Cómo puede la madre y su acompañante favorecer el entorno de parto?

Te dejo por aquí 5 elementos que debes tener en cuenta para cuidar el entorno de parto, sean como sean las circunstancias

  1. SILENCIO, poco más que decir el silencio favorece que la madre esté en calma. La ausencia de ruido desactiva el sistema nervioso simpático de la madre y activa su bienestar. Si estás con una madre de parto, shhhh.
  2. CONEXIÓN, tacto, mucho tacto tanto en lo referido a los toques calmantes, caricias y calor que puedas ofrecerle con tus manos, como por la expresión sincera de que estás ahí por y para ella, haciendo saber a la madre que puede expresarse, soltarse y sentirse libre para parir como ella y su bebé necesiten, porque estarás ahí respetando su cuerpo y sus necesidades.
  3. LUCES BAJAS, favorecerán que el cerebro de la madre entre más fácilmente en un estado de relajación profunda y “trance” es decir, bajo nivel de activación fisiológico, y que su cerebro no tendrá tanta carga a la hora de procesar lo que viene sucediendo y le permitirá centrarse en sus sensaciones. Además, sus músculos, estarán más destensionados y el proceso será más suave.
  4. COMPRENSIÓN, la mujer está pasando por un momento vital que hará que no vuelva a ser la misma persona, además su cuerpo estará experimentando unas sensaciones muy poderosas. Decirle a una madre de parto las típicas frases de “ya sabías donde te metías” o “no será para tanto”, poco valen. Una mujer de parto es una mujer adulta que está viviendo el potencial de su cuerpo en una máxima expresión, respétala.
  5. CALMA, no valen las prisas, tanto durante el parto como en las primeras horas después del nacimiento, es importante que el tiempo se detenga. No le metas prisas ni te muestres cansado o cansada, eso le hará amoldar su comportamiento y le hará sentirse mal si no consigue ir rápido, esto no depende de ella.

Por supuesto que todas estas recomendaciones para favorecer el parto fisiológico son aplicables al parto intervenido, cesárea o el tipo de parto que necesite tu bebé para nacer. No se nos olvide que todos los partos son naturales y que todas las madres son movidas por la misma emoción, el amor, para tener a sus hijos e hijas.

Recuerda, el parto es la fiesta de bienvenida de tu bebé, te mereces disfrutarlo.

Un abrazo.

Nazaret.

REFERENCIAS

Iacoboni, M. (2009). Las neuronas espejo: Empatía, neuropolítica, autismo, imitación, o de cómo entendemos a los otros (Vol. 3055). Katz editores.

Stark, M. A., Remynse, M., & Zwelling, E. (2016). Importance of the birth environment to support physiologic birth. Journal of Obstetric, Gynecologic & Neonatal Nursing45(2), 285-294. https://www.sciencedirect.com/science/article/abs/pii/S0884217515000544

Swencionis, C., Rendell, S. L., Dolce, K., Massry, S., & Mongan, M. (2012). Outcomes of hypnobirthing. Journal of Prenatal & Perinatal Psychology & Health27(2), 120. http://www.wellawakenedliving.com/wp-content/uploads/2018/05/Outcomes-of-HypnoBirthing-Swencionis.pdf