¡Tengo un tiburón en casa!

Un día estás repasando el lavado de dientes de tu hijo-a y cuando te fijas resulta que donde había 2 dientes ahora hay 4, ¡y en doble fila! ¿Qué está pasando?

Para nosotras este es un motivo de consulta muy frecuente y lo es porque aunque supone un susto para los papis está, como explicaremos más adelante, dentro de lo normal y marca normalmente el inicio de un proceso que va a durar unos años: el recambio dentario.

Como ya comentamos en la entrada de enero a los 29 meses de edad, más o menos, un bebé ya tiene toda su dentición temporal en la boca y no habrá grandes cambios hasta los 6 años. Pero a esta edad empieza a realizarse toda una revolución en la boca: la transición de la dentición temporal a la permanente. Es un proceso que se inicia, como ya he dicho, a los 6 años, las niñas posiblemente antes y los niños quizás después y que terminará más o menos a los 12. Seis años de transición en los que conviven en la boca dientes de leche y dientes permanentes y parece que nada encaja en su sitio. En todo este tiempo es importante saber que los 20 dientes de leche van a ser sustituidos por 20 dientes permanentes, pero además por detrás de las últimas muelas de leche saldrán 2 molares permanentes que no van a sustituir a nadie.

 

Fuente: https://velezylozano.com

 

Todo este recambio no se da todo de una vez sino que se produce en 3 etapas: 1ª) de los 6 a los 8 años, 2ª) de los 8 a los 10 años y 3ª) de los 10 a los 12 años.

En la primera fase del recambio dentario, entre los 6 y los 8 años, se caen los 4 incisivos inferiores y los 4 superiores temporales y en su lugar erupcionan los 4 incisivos inferiores y los 4 superiores permanente. Además detrás de las últimas muelas de leche, erupcionarán los primeros molares permanentes.

Es importante saber que los dientes de leche son como las “madres” de los dientes permanentes, los guían hasta su lugar de erupción y mantienen el espacio que van a necesitar cuando se coloquen en la boca. Los dientes permanentes se forman bajo la raíz de los dientes de leche, raíz que reabsorberán (desgastarán) al ir emergiendo hacia la boca de tal manera que cuando el diente temporal se caiga lo hará sin raíz, sólo la corona. Hay mucha gente que cree que los dientes de leche no tienen raíz, esto es un mito, los dientes de leche mientras están en la boca tienen raíces que son las que le permiten anclarse en el hueso y un tiempo antes de caerse, el diente permanente sucesor las reabsorberá para favorecer el recambio.

Fuente: http://espaciodentaljaen.com

 

Es en esta primera etapa en la que podemos observar:

Una doble fila de dientes. Los dientes permanentes han salido por detrás de los de leche. Esto en principio es normal, como lo es también que los incisivos salgan ligeramente girados (torcidos). Lo que ocurre es que la anchura de los incisivos permanentes es el doble o el triple de la de los incisivos temporales y a no ser que haya mucho espacio en la arcada, lo normal es que los nuevos dientes no quepan en el hueco de sus predecesores, así que salen donde hay espacio para ello: por detrás. Normalmente esto se resuelve sólo, porque los incisivos de leche empiezan a moverse (los niños ayudan también para adelantar la venida del ratón Pérez) y cuando se caen la lengua empuja a los permanentes ayudándoles a entrar en la arcada. Además la buena noticia es que los niños crecen, y también a lo ancho, con lo que poco a poco los dientes que al principio se veían un poco apiñados (amontonados) se van alineando en la boca.

 

Fuente: https://odontblog.wordpress.com

 

Sin embargo puede ser que a veces los dientes permanentes erupcionen tan por detrás de los dientes de leche, que en su proceso de salida a la boca no hayan podido reabsorber las raíces de sus predecesores, en este caso es muy difícil que los dientes de leche se caigan solos y necesitarán la ayuda del odontopediatra.

Fuente: https://clinicadentalolivares.es

 

Los bordes de los dientes no son rectos sino lobulados. Cada incisivo tiene como 3 montañitas que se llaman mamelones dentales. Son parte de la anatomía del diente y además hace que el borde incisal este aserrado lo que ayuda a cortar la encía durante la erupción. Luego, con el uso, estos mamelones se desgastan y por eso las personas adultas ya no los tenemos.

 

Fuente: https://clinicablancasantapola.com

 

La segunda étapa fase del recambio dentario entre los 8 y los 10 años se llama etapa silente porque no se cae nada ni sale nada. Parece que nada ocurre, y sin embargo dentro de los maxilares los caninos, los premolares y los segundos molares permanentes están formándose y calcificándose.

 

Fuente: http://elixabetp.blogspot.com

 

En la tercera y última etapa entre los 10 y los 12 años se caen los caninos y los molares temporales tanto superiores como inferiores y en su lugar erupcionan los caninos y premolares permanentes tanto superiores como inferiores. Además detrás de los primeros molares permanentes erupcionan, sobre los 12 años, los segundos molares permanentes.

En esta última etapa puede pasar que erupcione un premolar sin que el molar de leche se haya caído y lo que veamos son 2 dientes, uno sobre otro. En esta situación es importante consultar al odontopediatra, porque a veces el diente permanente sale de tal manera que no logra reabsorber alguna de las raíces del molar de leche y se queda enganchado en la encía sin lograr caerse. En este caso necesita ayuda profesional para ser retirado.