Libro Sensorial o Quiet Book

O, como lo conocemos aquí, los libros de tela. Todos tenemos en nuestra memoria un librito de unas cuatro hojas, con una imagen y un trocito en tela, para ir conociendo las diferentes texturas, por ejemplo.
Bien, pues este es la versión sencilla. Otros libros son completamente de tela, con textura que contrastan y se suman otros elementos como hilos, cuentas o colores. Esos, son considerados en el mundo anglosajón como Quite books.

Aquí os dejo algunos ejemplos:

Hay grandes maravillas, y se pueden presentar como un libro o por hojas separadas. Yo soy gran amante del libro, pero si quieres que se vaya utilizando a medida que se termine la página, es mejor hacerlo de forma individual.

De esta manera, podéis coger el tema que se quiera desarrollar y trabajarlo de forma conjunta junto con el peque. Pueden ser los colores, las formas, atarse los cordones, el tamaño, la psicomotricidad, cómo cepillarse los dientes o, simplemente, crearle un mundo en dónde pueda jugar.

Los materiales son asequibles y muy divertidos: telas, fieltro, hilos, cordones, cuentas, borlas… todo aquello que se pueda encontrar en un gran almacén, paquetería o amazón incluso. Eso sí, priman los materiales de fibras naturales, ya que los peques tienen gran tendencia a morder y estirar las cosas.

¿Qué os parece? ¿Os animáis?

MATERIALES:

  • Para la base y las piezas: tela, fieltro.
  • Elementos decorativos: cuentas, cordones, rotuladores.
  • Tijeras, aguja e hilo.
  • Papel (para hacer el diseño y crear el patrón). Si queréis hacerlo varias veces os recomiendo que lo plastifiquéis o lo trasladéis a una plancha de plástico.

PROCESO

  1. En primer lugar, vamos a preparar el patrón, no hace falta nada elaborado porque ya sabemos que exceso de azúcar tiene un efecto contrario y los peques se aturullan.
    Pongamos el ejemplo de la página para reconocer las formas geométricas: cuadrado, triángulo y círculo. Elegimos el tamaño de nuestra base (hacemos plantilla) y diseñamos los elementos (círculo, cuadrado, triángulo) y su disposición.
  2. Elegimos los colores o elementos que vayamos a necesitar. En este caso, la base, tres colores y velcro / clecks para poder colocar las formas geométricas haciendo parejas. Además, para que no se pierdan las piezas podéis atarlas con un cordel o cortar otro trozo de tela para hacer un “bolsillo”.
  3. Recortamos las piezas en el papel o plancha de plástico y las trasladamos a las telas que hayamos seleccionado. Recortamos y montamos cada pieza. Es decir, cosemos el velcro a una de las piezas, y luego las dos piezas juntas para darle más cuerpo. Si vamos a unir un cordel para que no se pierda, recomiendo introducirlo entre las dos piezas a la hora de coser. Después con un rotulador, dibujamos las siluetas en la base y cosemos el velcro / cleck en el centro.
  4. Si elegimos la opción bolsillo, lo cosemos ahora.
  5. Si queremos darle más cuerpo a la base, coser dos capas de base o ponerle un ligero relleno.
  6. Disfrutar.

Para los más avanzados, estás páginas se pueden coser perfectamente con la máquina de coser. Pero claro, las piezas pequeñitas se las traen. A mano es también bonito, y poco a poco vas viendo la evolución de la página. Satisfacción personal total.

Aquí os dejo algunos ejemplos que yo he hecho:

¿Qué conseguimos hacer con esta actividad?

  • Fomentar su curiosidad.
  • Desarrollo motriz. Dependiendo del nivel puede ser fina o gruesa.
  • Trabajar de forma INDIVIDUAL o FAMILIAR el proyecto de rigor.
  • Coordinación MANO-OJO: para colocar el elemento correspondiente.
  • Conocimiento de los CONCEPTOS: colores, texturas…

Ya sabéis que si ponéis en práctica cualquiera de estas opciones, etiquetadnos usando el hashtag #AnidAndoDIY para inspirar al resto de progenitores.