5 beneficios que aporta la preparación emocional al parto con hipnoparto.

El programa completo de educación prenatal que se ofrece desde el hipnoparto, favorece que la mujer y su pareja de parto reciban el empuje que necesitan para permitirse explorar, sin miedo, encontrar su propia voz para la toma de decisiones conscientes en referencia al cuidado que desean durante el embarazo y el parto y les permite incluir la tranquilidad, la calma y el bienestar como características diferenciadoras del parto.

Y esto, no son solo palabras, para conseguir que la pareja consiga desterrar viejas creencias sobre el proceso del nacimiento, en hipnoparto trabajamos en los siguientes aspectos:

  1. Desterramos la cultura del miedo que enmarca a los procesos vitales de concepción, embarazo, parto y crianza:

La medicalización excesiva de los procesos naturales, ha traído hasta nuestra cultura el miedo al proceso de parto.

Si hace algunos años las historias de terror transmitidas de generación en generación de mujeres, extraños, amigos y colegas eran lo que más asustaba a las mujeres, cada día veo en mis cursos como el miedo a no ser respetadas y a ser objeto de intervenciones innecesarias es lo que más asusta a las madres. No solo eso, parece que cuando una mujer decide seguir su instinto, el mensaje que recibe del sistema de atención sanitaria es que seguro habrá un momento que ella pierda el control, y serán el personal médico quien tenga que rescatar a la madre. De forma que todos los mensajes que recibe son para que desde el primer momento se deje hacer, perdiendo así la madre la confianza sobre si misma.

El hipnoparto conecta a la madre con sus propios deseos, a través del trabajo de autoconocimiento sobre las creencias limitantes con las que carga en su esquema mental sobre el parto.

  1. Etiquetando el parto como un proceso calmado, tranquilo y festivo:

El hipnoparto introduce la idea de que el parto puede ser cómodo, suave y tranquilo, que las prisas no son buenas y que se trata de “la fiesta de bienvenida del bebé”, de forma que al tratarse de una fiesta, nos abriremos a disfrutarla. En hipnoparto el uso de las palabras es muy importante, porque sabemos que predispone a nuestro cerebro a actuar conforme a lo que la situación requiere. Si estamos ante una fiesta, solo el disfrute tendrá cabida. Para ello, trabajamos a través de las herramientas de generación de bienestar en la madre, autohipnosis, trabajo en pareja y sobre todo, conexión y comunicación, hilos conductores de las relaciones humanas.

  1. Para el hipnoparto “Todos los Partos son Naturales”:

En el hipnoparto asumimos que tendremos el parto que necesite nuestro bebé para nacer. De forma la madre asume la idea de que dado que naturalmente gestamos a nuestros hijos e hijas, ella ya hace todo lo que está en su mano y que el parto será como requieran las circunstancias. Así no se queda nadie fuera. El hipnoparto permite que la madre conozca las herramientas de las que dispone y las use según ella necesite, sin cargar con la culpa por no tener ese parto “ideal” que nos han vendido. El hipnoparto le brinda las habilidades para tomar las decisiones que se adapten a lo que quiera la madre, que será quien asuma la responsabilidad de sus decisiones.

  1. El hipnoparto, pone el foco en el control de la calma, no de la situación:

Muchas mujeres vienen al hipnoparto con el deseo de tener el control, habiendo escuchado lo indigno que puede ser el parto, y lo mal valorada que será si gime, grita o no “sabe” subir y bajar con las oleadas uterinas. Cuando descubren que lo que pueden controlar es la calma y no tanto lo que suceda, se liberan de la necesidad de ser quienes lleven el timón, abriéndose a las decisiones que corresponda tomar. Gracias a respiraciones, gestión de la tensión y destensión muscular, anclajes atencionales etc. tienen las herramientas de gestión de su atención, activación y motivación.

  1. El hipnoparto incluye a la pareja de parto en el proceso.

El hipnoparto es para todos, y todos incluyen al padre (y también a la pareja), lo que muchos cursos prenatales pasan por alto. Los papás informan que se sienten protectores, confiados y felices de tener un papel central en el apoyo a la madre y al bebé a medida que avanza el parto. Los papás se saben útiles, entienden su papel y pierden el miedo a no saber cómo ayudar. Tendrán las técnicas, trabajan los guiones con la madre, la tranquilizan y ayudan. Para ellos es súper útil, y esta formación, marca la diferencia.

Por todo ésto, te invito a que descubras todas las herramientas que están a tu disposición para formarte en hipnoparto, la preparación emocional es muy importante, no la dejes de lado.

Un abrazo.

Nazaret