Cómo preparar un viaje con tus peques

Viajar es uno de los grandes placeres de la vida, ¿no creéis? Conocer otras culturas, probar comidas diferentes y ver lugares nuevos es una de las cosas que más nos gusta. Y como nos encanta, queremos compartirlo con nuestras peques, para que formen parte de eso que tanto nos gusta. La cosa es que viajar con niños no es fácil, y por eso intentamos siempre prepararlo con antelación. Nuestras estrategias no evitan que haya problemas en el camino, pero minimizan muchos de ellos y nos permiten vivirlo todo un poco mejor, así que ¡las compartimos con vosotros!

Desde bien pequeñas nos ha venido bien el mostrarle qué se iba a encontrar. Hay varias formas de hacerlo: si son muy peques, puedes ponerle en algún lugar visible de su habitación, dos semanas antes del viaje, varias imágenes de lo que va a vivir: nosotros pusimos un avión, el monumento principal de la ciudad que íbamos a visitar, la persona a la que íbamos a visitar y una actividad que habíamos planeado especialmente para ella (visita al zoo, por eso la tortuga). Le pusimos estas cuatro imágenes, que nos dieron para poder hablar del tema antes, durante y después.

Cuando ya son un poco más mayores, igual a partir del año y medio o dos años, se les puede mostrar con un poco más de detalle lo que vamos a vivir. He descubierto recientemente, gracias a unos amigos, los libros de Teo Descubriendo el Mundo, y más concretamente “Teo en avión”. En él se repasa todo lo que ocurre en el viaje de avión, desde la llegada al aeropuerto hasta la recogida de las maletas. Esto ayuda a comprender todas las fases del viaje que son tan extrañas y diferentes para ellos.

Fuente: https://images.app.goo.gl/2GUapujFqWRyAUJm8

Cuando veáis que ya pueden hacerlo, puede ser interesante hacerse con algún atlas de ciudades, por ejemplo, donde puedan ver diferentes monumentos y actividades que se puedan hacer. De esta forma, se puede organizar el viaje de antemano con ellos, acordando entre todos lo que se va a hacer, y durante el viaje se puede ir viendo con el libro lo que se ha visto y lo que todavía no. Nosotros tenemos este libro, que nos lo regalaron los mismos amigos que antes, pero podéis encontrar muchísimas opciones con diferentes ciudades, ilustraciones, etc.

Fuente: https://images.app.goo.gl/LgE1PhLJg8CfqRA59

 

Durante el viaje es importante tener en cuenta varias cosas. Viajar con niños es totalmente diferente a viajar solos, así que cuanto antes lo aceptemos y nos adaptemos mejor. Lo primero que es importante: intentar respetar al máximo su horario normal de comidas y sueños. De esta forma evitaremos llegar al sobreagotamiento y todo lo que le acompaña. Así que si hay que estar en el hotel a las 8:30 de la noche para que se duerman, pues aprovechamos para descansar, ducharnos, escribir a familiares…

Algo que también es importante es contar con que visitar sitios nuevos es divertido pero para un ratito. Los niños necesitan jugar, necesitan tiempo de parque, se cansan rápidamente de caminar por caminar. Así que habrá que pensar en juegos que hacer, en listas de cosas que buscar, en formas de implicarles (pueden elegir ellos entre dos caminos o incluso llevarnos siguiendo un mapa).

Luego está el tema de las comidas: es buena idea buscar previamente un restaurante donde todos podáis comer, donde haya algo más típico y tradicional para vosotros pero también comida más sencilla para ellos. Esto os ahorra mucho tiempo de búsqueda interminable de restaurantes donde al final es difícil acertar pero tienes que tomar una decisión porque ya no os aguantáis ninguno del hambre y del cansancio.

Finalmente, otra cosa que puede funcionar es llevar desde casa algo de comida que les guste y que suelan tomar de almuerzo o merienda, y que lo lleven en una mochila durante el viaje. De esa forma sabes que al menos tomarán eso si no les ha gustado la comida pedida y pueden tomarlo cuando sienten hambre de repente, siendo algo familiar que les da seguridad.

Por cierto, ¡no olvidéis llevar un pequeño botiquín con lo básico! Eso os ahorrará sustos y agobios en el caso de indigestiones, constiapados o fiebres repentinas.

¿Me recomendaríais alguna cosa más? ¿Algo imprescindible para vosotros?

 

Foto: Halfpoint