hipomineralización incisivo-molar ¡algo nuevo bajo el sol!

Dicen que no hay nada nuevo bajo el sol, pero esto a veces no es del todo cierto. Hace 4 años ninguno de nosotros-as sabía que era el COVID-19 y hace 20 ningún dentista sabía que era la hipomineralización incisivo-molar (HIM), porque se trata de una entidad a la que se le ha puesto nombre en el año 2003. Sin embargo ha ido ganando importancia entre los odontólogos y odontopediatras conforme nos hemos ido dando cuenta de que cada vez es más frecuente en nuestros niños-as (actualmente 2 de cada 10 niños la padecen) y que tiene muchas consecuencias serias y a largo plazo en su dentición permanente.

Sin embargo la HIM no es conocida entre la gente, los padres y madres no saben ni que existe. Por eso le dedicamos esta entrada, para ir cubriendo poco a poco ese vacío de información.

La HIM es una alteración cualitativa del esmalte. El esmalte es un tejido mineral que constituye la capa más externa de los dientes y que se forma y se mineraliza dentro de los maxilares antes de que erupcionen en la boca. El esmalte de los dientes con HIM es un esmalte cualitativamente defectuoso porque está menos mineralizado de lo que debiera.¿Por qué? Pues ya nos gustaría saber esto a los odontólogos-as…el origen de esta entidad es aún desconocido. Sólo sabemos que hay algo (no sabemos el que) que ocurre a nivel sistémico (de todo el cuerpo y no sólo de la boca) entre el nacimiento y los 2 años de edad y que hace que el proceso de mineralización del esmalte se altere, originando que el esmalte final sea más poroso y menos resistente. Es un esmalte de “mala calidad”.

A la vista los dientes con HIM se diferencian de los dientes con un esmalte normal porque presentan unas manchas que pueden ser blancas, amarillas o marrones bastante bien delimitadas y evidentes que por lo general sólo afectan a algunos dientes, no a todos.

 

Fuente: https://clinicalcocer.com

 

 

Como su nombre indica (hipomineralización incisivo-molar) afecta a los incisivos permanentes y a los primeros molares permanentes (muelas de los 6 años), aunque también es verdad que no es raro encontrarlo en segundos molares temporales o en premolares permanentes. Ahora bien es importante saber que a veces se afectan molares e incisivos, a veces sólo molares, a veces uno de cada…el patrón de afectación es muy muy variado. Normalmente los padres consultan rápidamente cuando aparece afectado un incisivo central superior, porque la mancha es muy evidente y altera la estética. Pero si los afectados son los molares, normalmente pasan desapercibidos hasta que se manifiestan problemas asociados a ellos.

Fuente: https://www.bcncentroortodoncia.com

 

Y ¿Cuáles son estos problemas asociados a la HIM, más allá de la cuestión estética? Pues sobre todo mucha sensibilidad a la masticación, al frío, al calor o incluso al cepillado dental. Esta consecuencia es muy lógica, si el esmalte que es un material duro y resistente que aísla y protege a la dentina y a la pulpa (nervio) es poroso y de mala calidad, su capacidad de aislamiento disminuye y la sensibilidad, especialmente térmica, aumenta. Esto hace que moleste todo, incluido el cepillado de dientes, lo que genera que estos dientes estén siempre sucios y en ellos empiecen a desarrollarse lesiones de caries, que en un esmalte de mala calidad avanzan  rápidamente, afectando al nervio en mucho menos tiempo.

 

Fuente: https://pocketdentistry.com

 

Además un esmalte de mala calidad es menos resistente y ante las fuerzas que tiene que soportar cuando masticamos se fractura. Estas fracturas en el tiempo pueden llegar a deshacer literalmente la corona del diente.

Fuente: http://www.infomed.es

 

Por si esto fuera poco el nervio al estar muy expuesto a muchos estímulos siempre esta inflamado de manera crónica y cuando vamos a trabajar en el es muy difícil que la anestesia haga buen efecto y algunos niños sienten dolor cuando se les intenta tratar una de estas muelas, lo que hace que generen miedo al dentista y dejen de colaborar en las siguientes visitas.

En fin, la HIM no es ninguna tontería. Tras los meses de confinamiento muchos niños con este problema acudieron a la consulta con grandes caries que requerían tratamientos complejos como las endodoncias o incluso la extracción (quitar la muela) porque ya no era posible hacer nada con lo que quedaba.

Y ¿qué podéis hacer los padres y madres en relación a la HIM?

    1. Lo primero es saber que a día de hoy no podemos hacer nada para evitarla porque sencillamente no sabemos a ciencia cierta que es lo que la produce. Pero es muy importante saber que existe y que nuestros hijos-as pueden presentarla de la misma manera que somos conscientes de que pueden tener anemia o caries.
    2. Lo segundo es estar muy familiarizado con la boca de vuestras hijas-os. Si desde pequeñitos, desde que les sale el primer diente se lo laváis 2 veces al día con cepillo y dentífrico, su boca no va a tener secretos para vosotros y en cuanto algo diferente y “sospechoso” surja en ella lo vais a detectar. Eso permite hacer lo que llamamos un diagnóstico temprano que es esencial para evitar consecuencias y problemas serios.

    • Lo tercero es “ponerle cara” a la HIM…hay una amiga mía que dice: “el que no sabe lo que busca no identifica lo que halla”…por eso os he puesto varias fotos para que podáis ponerle cara a esta patología.

 

  • Fuente: https://clinicadentalolivares.es

     

    • Por último tener un odontopediatra de referencia desde la primera infancia, lo que llamamos un hogar dental. Así el profesional que acompaña el crecimiento y desarrollo en salud de la boca de vuestro hijo-a detectará tempranamente la HIM si la hay. Además os dará la información necesaria e individualizada y llevará a cabo los procedimientos necesarios para tratar de manera integral y respetuosa los dientes afectados por este problema.

En resumen: La HIM existe, no se cura, pero se puede manejar bien si la detectamos muy tempranamente.