POSPARTO REAL: CONSEJOS DE LAS MATRONAS

Nace una NUEVA CRIATURA, a la vez nace una NUEVA MADRE.

Se habla del posparto como la etapa desde el nacimiento del bebé hasta los primeros 40 días. Aunque se sabe que la recuperación física y emocional puede tardar mucho más, incluso años.

Se inicia el vínculo mamá-bebé, ambos bañados en oxitocina, inmersos en una burbuja de amor.

Cada mamá lo vive diferente.

El posparto también es una montaña rusa de emociones… ¿Por qué? Por las hormonas… los niveles de progesterona caen drásticamente provocando una labilidad emocional en la madre, una etapa delicada donde puede pasar de la risa al llanto, y del llanto a la risa, donde puede llorar desconsoladamente sin una razón de peso.

Las emociones están a flor de piel.

SE HABLA MUY POCO de los sentimientos de soledad, las inseguridades y los miedos durante los inicios de la maternidad.

SE HABLA MUY POCO del dolor físico, de las semanas y meses que se tarda en recuperar. Y de que el cuerpo no vuelve a ser el mismo… ha nacido una madre.

SE HABLA MUY POCO de la transición al nuevo rol de madre, a las nuevas rutinas (o más bien, las “no rutinas”), nuevas responsabilidades y menos tiempo para una misma.

SE HABLA MUY POCO de las diferencias entre las expectativas previas y la realidad, las cuales muchas veces hacen vivir esta etapa como un duelo inesperado.

PUEDE PARECER TODO UN CAOS, pero no olvides que TÚ, RECIÉN ESTRENADA MAMÁ, ERES LA MEJOR MADRE PARA TU BEBÉ. No hay nadie mejor que tú. Confía en ti.

Notes todos esos cambios característicos de los inicios o no, durante tu maternidad es un buen momento para delegar tareas y responsabilidades. La tarea principal de la madre es su propio descanso y aseo personal y, por supuesto, alimentar al bebé y proporcionarle mucho amor en forma de contacto, abrazos, porteo, etc. Y las 2 primeras tareas pueden ser difícil de conseguir en muchas ocasiones. El/la bebé ha estado 9 meses dentro de su vientre. La mamá es su seguridad, su confort, lo que él/ella más conoce. Facilitemos ese vínculo.

No eres mala madre si necesitas ayuda. Al contrario, pides ayuda para poder tener más tiempo para tu criatura y para ti. Tú también necesitas estar bien. ¿Quién te cuida a ti?

Pide ayuda mucho antes de sobrepasar ese límite que tú sabes. No hace falta llegar al límite.

Delega responsabilidades en tu pareja, en tu familia y amigos. Ya no tienes tiempo para todo ni para todos. La gran mayoría de tu tiempo es para tu criatura y para ti. El autocuidado es esencial en esta etapa.

¿DÓNDE PUEDO BUSCAR AYUDA DURANTE EL POSPARTO?

¡NO ESTÁIS SOLAS!

El posparto es una etapa única, delicada y sensible, una montaña rusa de emociones. Es una etapa de transición a la nueva maternidad.

Es fácil sentirse sola/o en el posparto. Y más aún durante la pandemia.

Pero a vuestro alcance hay recursos que os pueden ayudar, muchos profesionales que os pueden mostrar luz al final del túnel.

Es verdad que muchas veces nos cuesta pedir ayuda, porque pensamos que podemos con todo o porque creemos que no disponemos de nadie que nos pueda ayudar. “Por no molestar…”.

Desde la consulta de la matrona y los grupos de preparación a la maternidad, paternidad y crianza, siempre recomendamos a las parejas realizar una lista con todos los recursos de ayuda de los que disponen para el posparto.

Aquí algunos ejemplos:

  • La pareja: puede ser el/la encargad@ de gestionar tanto las visitas como la ayuda necesaria y todas las gestiones burocráticas que acompañan el nacimiento de una criatura. Es el/la “guardián/a del vínculo mamá-bebé”.
  • Familia y amigos: pueden hacer la compra, recados necesarios, llevaros tápers con comida, … a cambio de ver a vuestra criaturilla en cortas visitas.
  • Servicio de limpieza externos: no hay tiempo para limpiar en el posparto.
  • Para la recuperación en el posparto: matrona, ginecólog@ y fisioterapeuta especialista en suelo pélvico.
  • Para la lactancia materna: matrona, consultora de lactancia o #IBCLC (encuentra tu IBCLC más cercana en ibclc.es), pediatra, enfermer@ de pediatría, ginecólog@, talleres de lactancia.
  • Para el cuidado del bebé: matrona, pediatra, enfermer@ de pediatría.
  • Apoyo emocional: matrona, ginecólog@, psicólog@, talleres de crianza, talleres de lactancia, grupo de apoyo MAMÁ IMPORTA.

Otros recursos interesantes:

Desde Matronas Valencia, María y Mireya os deseamos lo mejor en este camino único: el inicio de vuestra maternidad, paternidad y crianza.

Un abrazo enorme.

María y Mireya