¡CUIDADO CON LAS CHANCLAS!

Estamos en verano y es normal que abusemos del uso de la chancla de playa como calzado habitual. Sin embargo, aunque son frescas, y mantienen el pie ventilado, debemos prestar atención con su uso excesivo, ya que nos puede generar una serie de problemas:

Ante todo, es un calzado inestable que no sujeta cuanto apenas el pie. Dependiendo también de la calidad de la chancla, existen más probabilidades de resbalar, perder el equilibrio, y sufrir caídas y esguinces.  Si la suela es muy fina y blanda, no amortigua bien el impacto de los pasos cuando caminas.

La chancla “obliga ” a colocar los dedos en garra para no perderla mientras vamos caminando. Esa posición de los dedos de los pies no es natural, creando y generándoles tensión y en consecuencia podría generar dolor.

Además, otra vez volviendo al material de la chancla, pueden provocar rozaduras, quemaduras, incluso cortes.

Con las chanclas se modifica el patrón de la marcha, haciendo los pasos más cortos, alterando así la funcionalidad normal de la pierna. Al alterar la forma de caminar hace que tus gemelos y tus pies se cansen más, generando tensión, en el pie, tobillo y pierna.

FASCITIS PLANTAR

La fascitis es la inflamación de la fascia ( banda de tejido elástico encargado del mantenimiento del arco plantar, amortiguación y protección de las estructuras plantares) produciendo dolor desde el talón hasta la base de los dedos. El dolor puede aparecer por las mañanas, tras la inactividad, estando mucho tiempo de pie, o sentados, incluso al subir escaleras.
El uso de calzado que mantiene al pie más inestable, al no estar acostumbrados y pasar del calzado más cerrado y sujeto al de verano, hace que la fascia tenga que realizar mayores esfuerzos de estabilización por lo que se sobrecarga.

¿QUÉ DEBEMOS TENER EN CUENTA A LA HORA DE ELEGIR UN CALZADO EN VERANO?

  • Ante todo, por supuesto, que el calzado sea abierto, y transpirable. Así evitamos la sudoración excesiva por exceso de calor. Evita materiales como el plástico.
  • Mejor que las suelas no sean excesivamente planas. Pero si ya tienes fascitis, evita también el exceso de tacón, que no distribuye equitativamente el peso.
  • Que el calzado tenga sujeción en el pie.

 

¿COMO ELEGIR EL MEJOR CALZADO PARA LOS MAS PEQUEÑOS?

Los consejos para que los niños lleven un calzado cómodo y adaptado:

  • Es importante que sea transpirable, evitando la sudoración excesiva.
  • Que tengan suelas antideslizantes, para evitar sustos y caídas.
  • Observa la flexibilidad del calzado, que les permita libertad de movimiento, que no estén muy ajustados ni les hagan daño. Pero tampoco demasiado grandes que les bailen.
  • Es mejor que no hereden zapatos, ya que se adaptan al pie de su primer propietario.
  • Mejor si son rápidos de quitar y poner, facilitando así la autonomía del niño.

 

En conclusión, las chanclas son para la piscina y la playa, no para caminar. Y como siempre, si existiera un problema podal, tanto los niños como los adultos, no dudeis en consultar a un podólogo o fisioterapeuta, para ayudaros a solucionar vuestro problema y aconsejaros lo mejor posible. ¡Buen verano!